Por @Alvy — 26 de Julio de 2015

Dylan Selterman es un profesor de la Universidad de Maryland que se ha hecho popular por incluir en el examen final que presenta a sus alumnos una especie de «pregunta trampa» para conseguir puntos extra. La pregunta, convertida en viral de Internet, la planteó así:

Esta es una oportunidad para conseguir puntos extra. Elige si quieres que se te sumen 2 puntos o 6 puntos a la nota de tu trabajo de final de curso. Pero hay una condición: si más del diez por ciento de la clase elige 6 puntos, entonces nadie consigue puntos. Las respuestas serán anónimas y solo el profesor podrá verlas.

(  ) 2 puntos
(  ) 6 puntos

Se puede razonar de muchas formas por qué es mejor una opción que la otra, pero los aficionados a los juegos matemáticos habrán detectado rápidamente que se trata de una variación del Dilema del prisionero, un problema básico y fundamental de la teoría de juegos. Todo el mundo ansía los 6 puntos pero eso solo conllevaría al desastre y a que nadie consiguiera nada. Elegir 2 puntos parece entonces más cauto, pero si todo el mundo va a hacerlo… ¿por qué no ir entonces a por los 6 a título individual, si eso no «disparará» el límite del diez por ciento?

Las soluciones ingeniosas no son pocas: ponerse de acuerdo por WhatsApp o Facebook (lo cual no sería válido porque estando en un examen no se puede usar el móvil), elegir un número del 1 al 10 al azar y decirse por 2 o un 6 si el número es menor o mayor que 4 (si todo el mundo hiciera lo mismo más o menos el resultado dependería del azar) o «ignorar ambas opciones porque son una forma de corrupción» (premio al más políticamente correcto).

¿Qué sucedió en la realidad? Los estudiantes de este año no consiguieron ningún punto. Que es lo mismo que sucedió la mayor parte de las veces que desde 2008 Selterman ha venido repitiendo la misma pregunta en el examen. Y es que evitar el dilema del prisionero no es tarea fácil.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear