Por @Wicho — 4 de Octubre de 2015

Nunca lo había pensado, pero cuando un arquero apunta hacia su objetivo el mismo arco impide que la flecha pueda salir directamente disparada hacia él, y sin embargo, un arquero medianamente competente es capaz de acertar. Es lo que se denomina la paradoja del arquero.

La flexión de la flecha lo explica todo
La flexión de la flecha lo explica todo - imagen vía Wikimedia Commons

Esto es posible porque las flechas no son rígidas y la fuerza que ejerce la cuerda del arco hace que se flexionen, primero hacia un lado y luego hacia el otro.

Si la flecha tiene la flexibilidad adecuada para el arco desde el que se está disparando las oscilaciones terminarán cancelándose y volará recta hacia su objetivo, tal y como explica el vídeo de arriba.

Pero si es demasiado flexible su trayectoria será impredecible y terminará desviándose a un lado, mientras que si es demasiado rígida es posible que llegue a romperse en cuanto el arquero suelte la cuerda.

(Vía Joaquín Sevilla).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear