Por @Wicho — 15 de Enero de 2015

La NASA ha iniciado hoy, 15 de enero de 2015, la fase de aproximación a Plutón de la sonda New Horizons, lanzada el 19 de enero de 2006, y es que faltan seis meses para que el próximo 14 de julio a las 11:50 UTC realice su máxima aproximación a este, al que se acercará hasta un mínimo de 13.700 kilómetros.

La toma de imágenes comenzará a partir del 25 de enero para ir refinando la posición de Plutón y con ello la órbita de la sonda; a partir de mayo las imágenes que obtenga la New Horizons serán ya mejores que las mejores que tenemos del Hubble:

La superifcie de Plutón vista por el Hubble
New Hubble Maps of Pluto Show Surface Changes: La superifcie de Plutón vista por el Hubble

La carga útil de la New Horizons son siete instrumentos que pesan en total 31 kilos y que se usarán para obtener imágenes de Plutón y sus satélites, medir la composición y actividad de su atmósfera, y el viento solar a esa distancia del Sol.

Como dice Alan Stern, el investigador principal de la misión, no es que haya preguntas específicas que responder acerca de Plutón y sus compañeros, se trata de, por primera vez recoger tantos datos como podamos acerca de ellos para luego poder plantearnos esas preguntas.

Eso sí, dada la reducidísima velocidad de transmisión de datos de la sonda, equivalente a un módem de 14K de los de antaño, tardaremos como nueve meses el recibir todos los aproximadamente 140 gigas de datos que recoja en su aproximación a Plutón.

Lo malo es que la New Horizons no podrá frenar a su llegada a Plutón, así que se pasará de largo rumbo al cinturón de Kuiper, donde estudiará hasta tres posibles objetos si la NASA consigue fondos para financiar esa parte extra de la misión.

Impresión artísitica de la New Horizons
Impresión artística de la New Horizons

Esto de que la New Horizons no frene es porque para poder hacer el viaje en un tiempo razonable –y aquí hablamos de que razonable son nueve años– la NASA la ha convertido en la sonda interplanetaria más rápida de todos los tiempos; el problema es que a cambio no había manera de que llevara a bordo el combustible necesario para frenar a su llegada a Plutón.

Y es que Plutón está enormemente lejos, a unos 5 000 millones de kilómetros en el momento del encuentro. Eso es tan lejos que las señales que recibamos o le enviemos tardarán cuatro horas y media en recorrer la distancia que nos separa, y eso que las señales de radio viajan a la velocidad de la luz, unos 300 000 kilómetros por segundo.

Otra cosa curiosa de esta misión es que cuando se concibió y lanzó Plutón era un planeta, pero poco después del lanzamiento terminó degradado a plutoide.

Se pueden seguir sus andanzas en Twitter en @NewHorizons2015.

Junto con lo que nos sigan contando Rosetta y, con un poco de suerte Philae, la de New Horizons será la misión espacial del año.

En unos meses llegamos a un nuevo mundo, y eso no pasa todos los años.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear