Logo Lainformacion.com
< Un vídeo espectacular: Entre dos mundos
FullTextRSSFeed y adiós a los feeds RSS «capados» >

Serios problemas para el telescopio espacial COROT

Impresión artística del COROT en órbita - CNES
Impresión artística del COROT en órbita - CNES / D. Ducros

El COROT, del francés COnvection ROtation et Transits planétaires, y COnvección, ROtación y Transitos planetarios en español, es el «cazador de exoplanetas» de la Agencia Espacial Francesa y de la Agencia Espacial Europea.

Fue lanzado el 27 de diciembre de 2006 con el objetivo principal de localizar exoplanetas mediante el método de los tránsitos, que son las bajadas en la cantidad de luz que nos llega de una estrella cuando un planeta que la orbita pasa por delante.

Tránsito planetario © Hans Deeg
Tránsito planetario - Hans Deeg

Su objetivo secundario es el de estudiar la astrosismología, los temblores en la superficie de las estrellas que provocan variaciones en su brillo.

La duración inicial de la misión era de tres años, pero ya en marzo de 2009, un año antes de terminar esta, el fallo total de uno de sus ordenadores de a bordo hizo que hubiera que activar el de reserva.

En estas condiciones uno de los CCD utilizados para detectar planetas y otro de los utilizados para astrosismología quedaron fuera de servicio, con lo que el campo de visión del telescopio quedó reducido a la mitad, aunque con la misma calidad de imagen.

De hecho se extendió su misión en otros tres años cuando terminó el plazo inicial, extensión que iba a durar hasta marzo de 2013.

Pero según se puede leer en Exoplanet hunter nears its end el pasado 2 de noviembre el segundo de los ordenadores de a bordo dejaba de funcionar, con lo que aunque los sistemas de comunicaciones y navegación aún funcionan, en estos momentos COROT propiamente dicho no es capaz de procesar la información que capta.

Tras varios reinicios de ese segundo ordenador la cosa sigue sin solucionarse, con lo que desde el control de la misión están intentando diseñar un procedimiento que les pueda permitir intentar poner en marcha el ordenador que falló en 2009, aunque no hay excesivas esperanzas de que esto se pueda hacer.

Así, es muy posible que la misión tenga que ser declarada como acabada, aunque ya existía una propuesta para una segunda extensión hasta 2015.

En cualquier caso, aunque el telescopio deje de funcionar, ahí quedará el algo más de un terabyte de datos que ha generado hasta la fecha, en el que se han confirmado ya 22 exoplanetas, y en los que en posteriores análisis podrían aparecer más.

(Vía Materia).