Por @Alvy — 25 de Julio de 2010

Seth Lloyd del MIT, autor del recomendable Programming the Universe sobre computación cuántica, ha publicado un trabajo donde plantea una curiosa teoría sobre los viajes en el tiempo. Entre otras cosas, tiene la propiedad de evitar las malditas paradojas temporales como «del abuelo», en que el viajero vuelve al pasado para matar a su propio abuelo, debido a lo cual uno no existiría en primer lugar, por tanto no podría viajar… ¡cuidadín!

La forma en que se evita la paradoja es mediante lo que llama un modelo de post-selección, lo cual me recordó un poco a la historia aquella del Gran Colisionador de Hadrones saboteado su propio futuro. Digamos que el viajero regresa en el tiempo y pretende matar a su abuelo. Entonces todo el universo se «conjura» para hacérselo tan especialmente difícil que no pueda lograrlo. Pero todo eso no sucede por arte de magia ni violando las leyes de la naturaleza, sino mediante pequeños y sutiles cambios cuánticos que cumplen a rajatabla las leyes de la Física, pero que se ven amplificados en cierto modo a lo efecto mariposa:

En esta conjura contra los eventos paradójicos lo que sucede es que los eventos posibles pero improbables suceden con más frecuencia, y cuanto más cerca se esté del evento, más amplificado se notará ese efecto. Por ejemplo, un fabricante de munición podría producir una bala defectuosa dentro de lo probable, si esa bala es la que se planea usar para matar al abuelo del viajero del tiempo; o la pistola podría fallar en el último momento… En esta versión de los viajes en el tiempo el abuelo es un tipo difícil de matar.

Hay un artículo con más detalles en Wired Science: Physicists Tame Time Travel by Forbidding You to Kill Your Grandfather y el trabajo original completo –incluyendo experimento demostrativo– puede leerse en Arxiv.org: The quantum mechanics of time travel through post-selected teleportation.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear