Logo Lainformacion.com
< Júpiter, Mercurio y Venus forman un trío planetario
Sillas voladoras a 120 metros de altura: la torre SkyScreamer de Texas >

Phoenix Mars Lander, cinco años después

El 25 de mayo de 2008 la sonda Phoenix de la NASA se convertía en el primer vehículo espacial en aterrizar en una de las zonas polares de Marte, en concreto en el ártico marciano.

Su objetivo era averiguar si, como los científicos sospechaban, había hielo de agua bajo la superficie del planeta en esa zona y si el suelo podría, de alguna forma, servir o haber servido como soporte para alguna forma de vida.

La Phoenix cumplió con creces los dos objetivos de su misión, e incluso duró un par de meses más de los 90 soles previstos, con una última comunicación con la Tierra el 2 de noviembre de 2008 antes de que la sonda dejara de funcionar a causa de las bajas temperaturas que trajo consigo la llegada del invierno en Marte, aunque la misión no fue dada por finalizada oficialmente hasta el 12 de mayo de 2010 cuando ya fue obvio que la sonda no había sobrevivido al invierno.

Pero con todo para mi el mayor éxito de esta misión fue, en mi opinión, sacar a la luz el enorme potencial de Twitter como herramienta para la divulgación científica, y todo un poco de casualidad tras la decisión de Veronica McGregor, @VeronicaMcG, la responsable de comunicaciones de la misión, de crear una cuenta en Twitter para la sonda:

Esto se le ocurrió tras darse cuenta de que la Phoenix iba a aterrizar durante el fin de semana del Día de los Caídos, con lo que pensó probablemente apenas conseguiría difusión en los medios de toda la vida, así que intentó buscarse ella misma la forma de dar a conocer la misión.

La cuenta de la Phoenix empezó un poco tímidamente, pero tras aparecer en sitios como Reddit, Boing Boing o similares su número de seguidores comenzó a crecer y aún hoy, años después del fin de la misión tiene unos 260.000.

Tras el éxito de @MarsPhoenix cada vez más misiones, astronautas, e instituciones científicas de todo tipo se fueron dando cuenta del enorme potencial de Twitter, y hoy es casi de rigor que tengan cuenta en Twitter, aunque no todo el mundo sabe ser lo suficientemente natural y cercano al usarlo, las dos claves para que este tipo de comunicaciones a través de las redes sociales funcionen.

Claro que ahí Chris Hadfield ha dejado el listón muy alto, pues desde la Estación Espacial Internacional ha impresionado a propios y extraños con su uso de Twitter y las redes sociales para acercar la exploración espacial a un gran número de personas de una forma que hacía mucho que no pasaba.