Por @Wicho — 7 de Marzo de 2017

En Hydraulic Press Action se han tomado la molestia de ver qué pasa cuando expones una extremidad –en este caso un brazo– o tu estómago al vacío para que no tengamos que hacerlo los demás.

En el caso del brazo empieza a hincharse y a ponerse rojo en apenas unos segundos, aparte de que no puede aguantar mucho tiempo porque la presión atmosférica empujaba el brazo hacia dentro del tarro y por tanto su puño contra el fondo de éste haciéndole daño; cuando baja el enrojecimiento se puede ver cómo se han formado numerosas petequias (pequeñas hemorragias por debajo de la piel).

En el caso estómago, aparte de la grimilla que da, también tuvo que parar pronto por el dolor que le causaba en la parte de la piel que quedaba justo contra el borde del tarro.

La versión de la NASA, tras realizar los experimentos pertinentes, es que si acabas expuesto al vacío del espacio no explotas, digan lo que digan las películas, pero que:

  • Tienes de 9 a 11 segundos de consciencia.
  • La evaporación del agua y la salida del aire de los pulmones hacen que la boca y nariz estén pronto casi congelados; el resto del cuerpo también se enfría, pero algo más lentamente.
  • Luego viene un periodo de parálisis seguido por convulsiones y de parálisis.
  • La formación de vapor de agua en los tejidos blandos y en la sangre venosa hace que el cuerpo se hinche casi al doble de su tamaño.
  • Caen el ritmo cardíaco y la tensión arterial, mientras que la evaporación de agua hace que suba la tensión venosa, lo que provoca que no haya más circulación al cabo de unos 60 segundos.
  • Fin

Así que si alguna vez te ves expuesto al vacío del espacio parece que no tienes más que unos 5 ó 10 segundos para reaccionar y muy pocos más para que alguien te saque del apuro.

Y ya sabéis, niños: no intentéis esto en casa.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear