Por Nacho Palou — 12 de Septiembre de 2011

Si en alguna ocasión sientes que los líquidos expuestos de tu cuerpo como saliva, lágrimas o las mucosa de la garganta, entran en ebullición sólo con el contacto de tu propio cuerpo entonces es que has sobrepasado el límite de Armstrong.

El límite o la línea de Armstrong, marca una altitud en la que la presión atmosférica es tan baja (0,0618 atmósferas o veces la presión a nivel del mar) que el agua hierve a la temperatura del cuerpo humano: 37º. Harry Armstrong fue el primero en establecer que más allá de esa altitud –entre 18.900 y 19.350 metros– un ser humano no podía sobrevivir sin un entorno presurizado.

Moraleja; niños, no os salgáis de la atmósfera.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


The Elements of Statistical Learning

EUR 50,92

Comprar


Primavera silenciosa

EUR 9,49

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección