Por @Wicho — 1 de Diciembre de 2014

El cáncer es una enfermedad muy chunga que a casi todo el mundo toca directa o indirectamente, y hace mucho que defiendo que hay que tener mucho cuidado con como se cuentan las cosas.

Por ejemplo, titular Una vacuna prueba en un ensayo clínico su eficacia para el cáncer de mama es cuando menos peligroso porque simplifica demasiado las cosas.

Esta noticia hace referencia al estudio Safety and Preliminary Evidence of Biologic Efficacy of a Mammaglobin-A DNA Vaccine in Patients with Stable Metastatic Breast Cancer y al leer ya solo el resumen del estudio queda claro que en realidad se refiere a un esayo clínico de fase I.

Un ensayo clínico de fase I consiste en evaluar la seguridad de una vacuna, que no es tóxica ni tiene efectos secundarios, y la inmunogenicidad, su capacidad de inducir la producción de anticuerpos, pero no su eficacia.

De hecho, al final del resumen los propios autores dicen: «Son necesarios estudios adicionales para definir el potencial de la vacuna MAM-A para la prevención y/o tratamiento del cáncer de mama».

Hemos avanzado mucho en el tratamiento del cáncer, sí, pero no tan rápido como querríamos, y lamentablemente, no lo suficientemente rápido para algunas personas, así que hay que tener mucho, mucho cuidado cuando se escribe sobre esto.

En el caso de esta noticia es un avance, sí, pero uno que quizás no llegue nunca a ningún sitio cuando toque comprobar su eficacia como tratamiento.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear