Por @Wicho — 3 de Febrero de 2015

Bicep2 y Planck
El campo de vista de Bicep2 superpuesto a los datos de Plack - ESA/Planck Collaboration. Acknowledgment: M.-A. Miville-Deschênes, CNRS – Institut d’Astrophysique Spatiale, Université Paris-XI, Orsay, France

Una de las noticias más importantes en el campo de la ciencia del año pasado fue la posible detección por el telescopio Bicep2 de ondas gravitacionales, o más bien de ciertos efectos en la radiación de fondo de microondas, el rescoldo del Big Bang que aún hoy en día podemos observar, que serían consecuencia directa de su existencia.

Estas ondas gravitacionales son a su vez una consecuencia de la teoría de la relatividad de Albert Einstein, que predice que las causan cuerpos masivos que se mueven muy rápidamente, y serían una prueba más de la validez de esta teoría.

Cuerpos masivos como por ejemplo nuestro universo entero expandiéndose a enorme velocidad entre los primeros 10-35 y 10-32 segundos de su existencia, esto es, entre los primeros 0,00000000000000000000000000000000001 y 0,00000000000000000000000000000001 segundos de su existencia para ser concretos.

Los físicos Alan Guth y Andrei Linde postulan ya desde 1981 que en esa minúscula fracción de tiempo el universo creció hasta 1050 veces, y la detección de ciertos efectos en estas ondas sería un apoyo más a su teoría.

Esa expansión, conocida como inflación cósmica, es, por ahora, la explicación más plausible que tenemos de por qué el universo es tan homogéneo en cuanto a temperatura y densidad mires por donde mires, y si bien multitud de modelos y datos recogidos desde que Guth y Linde la propusieron parecen apoyar su idea, esta era la primera vez que aparecía –o eso parecía– una prueba directa de esta en la forma en la que la radiación de fondo de microondas está polarizada.

El anuncio de los datos de Bicep2, sin embargo, fue acogido desde el principio no con dudas sino con una cierta reserva a la espera de que datos de otras observaciones los confirmaran…

Y tal y como se puede leer en Planck: gravitational waves remain elusive el análisis de los datos recogidos por el observatorio espacial Planck no ha podido corroborar los resultados de Bicep2.

Esos datos, unidos a los del Keck Array de 2012 y 2013, que salieron después del anuncio del resultado de Bicep2, indican más bien que es el polvo interestelar que hay en nuestra galaxia el que puede haber causado la polarización detectada por Bicep2.

Esto no quiere decir que la polarización de la radiación de fondo de microondas que indicaría la existencia de las ondas gravitacionales y de la inflación cósmica no exista, simplemente es que todavía no podemos afirmar haberla encontrado.

Todavía.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear