Por @Alvy — 8 de Agosto de 2011

Si te pones a dibujar líneas sin levantar el lápiz del papel y lo haces de forma recursiva puedes acabar rellenando el plano con dibujos que no varíen según la escala a la que se miren, creando motivos artísticos o cubriendo una cuadrícula de formas increíbles. Y todo en una extraña «dimensión» que no es línea ni plano sino alto intermedio. Son curvas fractales. La curva de Hilbert es preciosa, pero están también la de Peano y otras similares.

Vi Hart es la matemática del vídeo, quien lo explica con algunos ejemplos prácticos con sus garabatos matemáticos, tan hipnotizantes que después de darle al Play cuando te das cuenta… ¡Snap! Ya han pasado los cinco minutos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear