Por @Wicho — 11 de Febrero de 2015

67P del 6 de febrero de 2015
Cometwatch 6 february - El núcleo del cometa 67P se va poniendo las pilas - ESA/Rosetta/NAVCAM – CC BY-SA IGO 3.0

Esta es una imagen del núcleo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko tomada por la cámara de navegación de la sonda Rosetta el pasado 6 de febrero a 124 kilómetros de este.

Tiene un tiempo de exposición de 6 segundos y ha sido procesada para resaltar la actividad de los chorros de gas que salen del núcleo de 67P.

Uno de los objetivos de la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea es estudiar el ciclo de vida del núcleo de un cometa, por eso decidieron interceptar 67P a más de 500 millones de kilómetros de la Tierra y casi diez meses antes de que alcanzara el perihelio de su órbita, el punto más cercano al Sol de esta.

Uno de los instrumentos que se utiliza para esto es COSIMA, de COmetary Secondary Ion Mass Analyser, o Analizador Secundario de Masa de Iones del COmeta, y uno de los primeros estudios publicados con sus datos revela que las primeras partículas que empezaron a salir de 67P son ricas en sodio y sin embargo no tienen hielo, tal y como se puede leer en Rosetta watches comet shed its dusty coat.

En el alto contenido en sodio se parecen meteoritos que forman las Perseidas, la lluvia de estrellas que proviene de los restos del cometa 109P/Swift–Tuttle, o la Leónidas, que vienen del cometa 55P/Tempel–Tuttle.

Los científicos de la misión creen que son partículas que salieron del interior de 67P después de su paso anterior por el perihelio pero cuando ya no había una actividad suficiente en los chorros de gas que emanaban del núcleo como para expulsarlas al espacio.

Esta capa de polvo viejo y suelto será la primera en ser expulsada según el núcleo de 67P vaya aumentando de temperatura al irse acercando al Sol; estiman que podría perder hasta 20 centímetros de esta capa en algunas partes de su superficie.

Cometwatch 3 de febrero de 2015
Cometwatch 3 february - 67P a 28 kilómetros de distancia - ESA/Rosetta/NAVCAM – CC BY-SA IGO 3.0

Después esperan ver aparecer más hielo según la temperatura del interior de 67P aumente.

Pero tampoco están muy seguros de cómo será el proceso, ya que aunque sabemos que la cola de los cometas está formada por gases y polvo que provienen de su núcleo, nunca habíamos podido ver de cerca el proceso en cuestión.

Hasta ahora, que lo vamos a ver casi en persona.

Cuando nos lo proponemos, nos salimos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear