Por @Wicho — 6 de Mayo de 2014

Posición de Juno a principios de mayo de 2014
Posición de Juno a principios de mayo de 2014

Si 2014 es el año de la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea, que nos permitirá tocar por primera vez el núcleo de un cometa, y 2015 el de la New Horizons, que será la primera en llegar a Plutón, 2016 será en año en que la sonda Juno, que desde hace unos días está ya más cerca de su destino que del Sol llegue a Júpiter allá por el mes de agosto.

Los minifigs de Juno
Estas figuras de Lego construidas en aluminio y que representan a Júpiter, su esposa Juno, y a Galileo Galilei, viajan a bordo de la Juno; también porta una placa en la que se conmemoran las aportaciones científicas de Galileo

Aunque hasta siete misiones han observado Júpiter de pasada, incluida la mismísima New Horizons, Juno será tan sólo la segunda sonda que coloquemos en órbita alrededor del planeta, tomando el relevo de la Galileo, que el 21 de septiembre de 2003 se precipitaba en la atmósfera de Júpiter una vez terminada su misión.

La de Juno, que estará en una órbita elíptica que le llevará a sobrevolar los polos del planeta, tiene varios objetivos tales como el estudio de la atmósfera del planeta y su estructura, para intentar aportar nuevos indicios sobre su evolución y formación, así como la del Sistema solar; creará también mapas de su campo gravitatorio y de sus campos magnéticos; también enviará fotos con la JunoCam con una resolución máxima de 15 kilómetros por pixel.

Impresión artística de la sonda en órbita
Impresión artística de la sonda en órbita. En el extremo de uno de sus paneles solares se ve el magnetómetro, uno de los nueve instrumentos que lleva a bordo

La duración estimada de la misión es de algo más de un año, cuando en octubre de 2017 sea lanzada a las profundidades de la atmósfera del planeta para evitar que choque contra ninguna de sus lunas tras quedarse sin combustible.

Una curiosidad de la misión es que debido a las duras condiciones de radiación en las que tendrá que trabajar los sistemas de a bordo van convenientemente protegidos en una especie de cámara de seguridad de titanio; otra es que es la primera vez que una sonda con un destino tan alejado del Sol va a usar paneles solares como fuente de energía en lugar de los habituales generadores de radioisótopos, lo que ha sido posible gracias a los avances habidos en los últimos años en este tipo de paneles.

(Lo de la distancia, vía @RobledoDSN).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear