Por @Wicho — 16 de Noviembre de 2010

Aunque los técnicos del centro espacial Kennedy ya han reparado el refuerzo del depósito de combustible en el que aparecieron dos grietas de unos 22 centímetros de longitud retirando el fragmento dañado y soldando en su sitio una pieza con el doble de grosor, un procedimiento habitual en la industria aeroespacial, también han encontrado una cuarta grieta en el mismo refuerzo en el que hace unos días encontraron una tercera grieta.

Detalle de las grietas - NASA
Las dos primeras grietas - NASA [imagen completa: jpeg a 2.000×3.008 pixeles]

El plan es realizar la misma reparación en este refuerzo, que según la inspección realizada es el único otro de los 108 que hay en total en esa zona del depósito que está dañado.

Zona intertanques
Los refuerzos son las piezas longitudinales que se ven en la zona que aparece sombreada en verde

Al mismo tiempo, se está terminando con la sustitución del Ground Umbilical Carrier Plate y el hardware asociado, a través de los que se produjo la fuga de hidrógeno que provocó la cancelación del lanzamiento del pasado día 5.

GUCP / NASA
Ubicación del GUCP en el tanque de combustible

Hay que recordar, de todos modos, que de no haberse producido la cancelación por esta fuga se habría producido a causa de una grieta en la espuma protectora del tanque bajo la que luego aparecieron las grietas que ahora mismo están siendo reparadas.

Por ahora la NASA trabaja con la idea de aprovechar la próxima ventana de lanzamiento para la misión STS-133, que comienza el 30 de noviembre, aunque habrá una rueda de prensa el día 22 para confirmar este extremo.

(Vía NASA).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear