Por @Wicho — 26 de Enero de 2010

A finales del pasado mes de abril el suelo sobre el que rodaba Spirit cedió y sus ruedas se hundieron en una capa de sulfato de hierro (III) en la que permanece atrapado desde entonces.

Zona en la que quedó atrapado Spirit - NASA/JPL-Caltech
Rock garden: Spirit quedó atrapado en la zona que se ve a la izquierda del centro de esta imagen - NASA/JPL-Caltech

Todos los intentos por liberarlo, a pesar de las simulaciones y los ensayos hechos con un «gemelo» que el equipo de control tiene precisamente para estas cosas, han fracasado hasta el momento, y la NASA se ve enfrentada desde hace unas semanas con el ultimátum que supone la llegada en mayo del invierno marciano.

El problema está en que tal y como está orientado ahora mismo el rover sus paneles solares están inclinados hacia el sur, con lo que cada vez pueden aprovechar menos energía del Sol, que está cada vez más al norte en el cielo marciano.

De no ser capaces de variar y mejorar esta orientación los niveles de energía que producen estos irán bajando cada vez más hasta que no sean capaces ni de mantener encendida la electrónica de a bordo ni los calentadores que evitarían que se estropeara en el frío invierno marciano, por lo que la agencia ha tomado la decisión de dejar de intentar sacar al Spirit de su trampa y en su lugar centrar sus esfuerzos en conseguir variar su inclinación para que pueda enfrentar el invierno: Now a Stationary Research Platform, NASA's Mars Rover Spirit Starts a New Chapter in Red Planet Scientific Studies.

Para ello es necesario levantar la parte posterior del rover, su lado izquierdo, o ambos, para lo que van a intentar volver un poco hacia atrás para que las ruedas traseras salgan de los surcos que han dejado o bien intentar enterrar un poco la rueda frontal derecha haciendo que entre en uno de estos surcos o bien haciendo uno cambiando su orientación como cuando uno hace un agujero en la arena moviendo un pie.

Spirit atrapado - Mars Exploration Rover Mission, JPL, NASA
Spirit atrapado - Mars Exploration Rover Mission, JPL, NASA

Si se consigue esto Spirit se convertirá en una estación científica fija que idealmente podrá comunicarse con tierra cada pocos días durante el invierno según los paneles solares puedan ir cargando sus baterías, y que con la llegada de la primavera y el verano podrá seguir haciendo ciencia aún durante mucho tiempo.

Una de las primeras cosas que podría hacer es intentar determinar si el núcleo del planeta es sólido o líquido, para lo que es necesario detectar cambios mínimos en su órbita que solo se pueden medir manteniendo un punto de observación fijo.

Para Steve Squyres, científico jefe de la misión, perder la movilidad del rover es una posibilidad que siempre estuvo presente, y considera que esto no es el fin de la misión, sino un cambio de fase…

Y quien sabe lo que puede pasar una vez que pase el invierno. Igual Spirit vuelve a sorprendernos una vez más.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear