Por @Wicho — 8 de Junio de 2016

¡Mira, mamá, estoy andando!

– Álvaro,
maravillado

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha presentado hoy el primer exoesqueleto del mundo dirigido a niños con enfermedades neuromusculares y que está siendo probado en niños con atrofia muscular espinal, una enfermedad degenerativa que en España afecta a uno de cada 10.000 bebés y que provoca en quienes la sufren debilidad muscular, lo que les impide caminar, entre otros síntomas más graves según la enfermedad va avanzando.

Este exoesqueleto se acopla a las piernas y el tronco del niño y le ayuda a levantarse y caminar de tal forma que no pierda la capacidad de moverse; además, los sensores que incorpora, junto con el ordenador de abordo, le permiten adaptarse a las características de cada paciente.

En la actualidad se están haciendo pruebas preclínicas en el hospital Ramón y Cajal de Madrid y en el San Juan de Dios de Barcelona para comprobar no ya que el exoesqueleto tiene un efecto terapéutico sobre los niños que lo usan al evitar la aparición de complicaciones provocadas por la pérdida de la marcha.

Pero más allá de ello estos exoesqueletos, si todo va según lo previsto, permitirán que estos niños puedan seguir siendo niños dentro de las limitaciones que les impone su enfermedad, permitiéndoles seguir moviéndose por ahí…

Y eso no hay dinero que lo pague. Para que luego me digan que la investigación no sirve para nada y que la tecnología es fría; para que luego me digan que los impuestos no sirven para nada.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear