Por @Alvy — 15 de Septiembre de 2008

Pendulo de Foucault / Nacho

Durante la visita al Observatorio Astronómico de Madrid estuvimos viendo el Péndulo de Foucault que allí tienen instalado, un gran ejemplo de ciencia experimental, habitual espectáculo de los museos de Ciencia. El del observatorio en concreto es un péndulo de unos 12 metros de altura y cuelga de la gran bóveda central, justo a la entrada del edificio.

Este ingenio sirve como demostración de que la tierra gira: basta dejarlo oscilar observar cómo su trayectoria se desvía poco a poco. Suelen colocarse unas piezas que el peso metálico derriba con el paso de las horas, para hacer la demostración más visual.

Foucault inventó ese péndulo en 1851. Nos explicaron que, en cierto, modo no fue hasta esa tardía fecha (hace unos 150 años) cuando la humanidad tuvo la primera demostración empírica real de algo tan aparentemente obvio como era la rotación terrestre.

Pendulo de Foucault en el Observatorio Astronómico de Madrid (CC) Alvy

Nos contaron algunas curiosidades que yo no conocía respecto al funcionamiento del péndulo de Foucault:

  • El tiempo que tarda el péndulo en completar el círculo girando depende de la latitud en que se encuentre: el de Madrid ese tiempo es de unas 37 horas, más o menos
  • Un péndulo situado en el ecuador no gira nunca
  • Un péndulo que estuviera situado en el polo norte giraría exactamente una vez al día, pero sería un día sidéreo (23 horas y 56 minutos) en vez de un día de 24 horas
  • Para que no se detenga, se emplea un electroiman que compensa la pérdida de energía producida por el rozamiento

El tiempo de giro del péndulo es proporcional al seno de la latitud del lugar en que se instale; a la inversa esto también permite conocer la latitud de un lugar, localmente, sin tener que realizar observaciones astronómicas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear