Por @Alvy — 30 de Noviembre de 2012

Tranquilos que nadie ha estado haciendo un time-lapse fotográfico de tal magnitud, no había tarjetas de memoria de tanta capacidad.

Este vídeo de AsapScience es una recreación animada con plastilina de una historia que tiene 4.500 millones de años de antigüedad: el fenómeno de la vida en nuestro planeta, condensados como si fueran un reloj de 24 horas.

La mitad de este tiempo fue todo un poco aburrido, hasta que a eso de las 13.00h en ese reloj alternativo una de las primeras células se zampó a otra. Y si mis cálculos son correctos, a las 23:39 fue cuando se produjo la extinción masiva de los dinosaurios.

Teniendo en cuenta que cada segundo de ese reloj son unos 52.000 años, nuestra existencia como seres humanos resulta ser un insignificante ¡puff! en la historia de la vida en la Tierra – al menos de momento.

Considérese un homenaje al mítico Calendario Cósmico de Carl Sagan que muchos descubrimos en Cosmos; allí se «comprimían» los 13.700.000.000 años de existencia del universo en tan solo 365 días.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear