Por Nacho Palou — 23 de Mayo de 2012

¡Ah!, el misterioso ketchup sobre el que escribía por aquí -hace 10 años (¿tanto?)- parece que tiene los días contados en su oposición a fluir suavemente de la botella:

Investigadores del MIT han desarrollado LiquiGlide, un recubrimiento "súper resbaladizo" no tóxico que se puede aplicar a cualquier envase de alimentos - y los del ketchup y la mayonesa son los primeros candidatos a beneficiarse de él [...] «Si todas las botella utilizaran este recubrimiento calculamos que se dejarían de tirar a la basura -en forma de restos pegados a los envases- un millón de toneladas de comida al año».

En MIT's Freaky Non-Stick Coating Keeps Ketchup Flowing se pueden ver algunos vídeos de tan importante avance científico en acción.

Oh, aunque igual era más fácil utilizar otro tipo envase...

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear