Por @Alvy — 13 de Agosto de 2019

En este paseo virtual del canal PBS Space Time se puede ver cómo es el exterior y algunas de las instalaciones del radiotelescopio de Arecibo, que lleva ya algo más de 55 años en funcionamiento. Se ve un poco mejor y de forma más «inmersiva» con unas gafas cardboard aunque también se puede ver simplemente con el móvil, moviéndolo en el aire. (Ojo que esta realidad virtual es 180°, no 360°, así que una la zona de atrás queda siempre un poco «oscurecida»). Tal y como explicó Wicho en su día:

El radiotelescopio de Arecibo está construido aprovechando un hueco en una zona de terreno kárstico en el norte de Puerto Rico, y tiene la peculiaridad de que su antena, de 305 metros de diámetro, es una sección de una esfera en lugar de ser una parábola como en muchos otros casos. Además no es sólida, sino que está formada por 38.778 láminas perforadas de aluminio de aproximadamente 1x2 metros sujetas por un entramado de cables de acero (…)

Es curioso cómo la parte de abajo en realidad no está sobre el mismísimo suelo sino elevada unos tres metros mediante una especie de andamiaje de sujección, formando la sección esférica. También son bastantes impresionantes las tomas desde la punta de la antena, a una altura de vértigo.

Tal y como cuenta Matt este radiotelescopio ha visto un poco de todo: desde detectar señales de Júpiter al envío de mensajes a las estrellas, por no hablar del paso del Huracán María y, naturalmente, el rodaje de la película Contact.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 12 de Agosto de 2019

El 21 de julio de 2019 el Smithsoniano estrenó este montaje, diseñado para ser proyectado sobre una de las caras del monumento a Washington y unas cuantas pantallas adicionales más. Aunque hay varios vídeos por ahí que lo recogen "Apollo 50: Go for the Moon" Full Show es el vídeo oficial.

Son casi veinte minutos épicos que cubren la misión Apolo 11, aunque con guiños al resto de las misiones Apolo, a los transbordadores espaciales, y al programa Artemisa. Pero lo mejor son casi las caras de la gente, claramente emocionada aunque sabe de antemano como termina esta película.

Para ver en una pantalla cuanto más grande mejor y con altavoces.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 12 de Agosto de 2019

Secuencia de aterrizaje de la misión
Secuencia de aterrizaje de la misión - ESA/Roscosmos

No hay confirmación oficial pero dos fuentes distintas dicen que la segunda prueba de los paracaídas de la misión ExoMars 2020 de la Agencia Espacial Europea y Roscosmos ha terminado con el vehículo de pruebas estampado contra el suelo, lo que es sin duda una muy mala noticia. Y más teniendo en cuenta que esta segunda prueba tenía que haber corregido problemas relativamente menores detectados en la primera.

El objetivo de la misión es colocar el rover Rosalind Franklin sobre la superficie de Marte. De ello se encargará el aterrizador Kazachok, que a su vez usará dos paracaídas para pasar de los 21.000 kilómetros por hora a los que entrará en la atmósfera marciana a unos 120 kilómetros de altitud a una velocidad de 110 kilómetros por hora a 500 metros de la superficie; el resto del frenado y del descenso correrá a cargo de los motores de Kazachok.

El primero de los paracaídas es un paracaídas supersónico de 15 metros de diámetro. El segundo es un paracaídas de 35 metros que se desplegará ya cuando Kazachok vaya por debajo de los 720 kilómetros por hora. Los dos paracaídas son extraídos de sus bolsas por sendos paracaídas piloto.

Secuencia de despliegue de los paracaídas
Secuencia de despliegue de los paracaídas - ESA/Roscosmos

En la primera prueba, llevada a cabo en mayo de 2018, el vehículo de pruebas fue soltado desde un globo de helio a una altitud de 28 kilómetros. Pero se produjeron varias rasgaduras radiales en el paracaídas supersónico aún antes de haber alcanzado su carga máxima. Y en el otro se produjo también una rasgadura radial, de nuevo antes de alcanzar la carga máxima prevista. Pero aún así el vehículo de pruebas fue recuperado intacto y se pudieron extraer todos los datos necesarios de él; los dos paracaídas principales también fueron recuperados para su análisis.

Sin embargo la Agencia Espacial Europea exige dos pruebas completas con éxito antes de certificar los paracaídas para el vuelo. Y más después de lo de Schiapareli. Así que obviamente esta primera prueba no cuenta.

En la primera semana de agosto de 2019 se llevó a cabo una segunda prueba en la que se habían hecho cambios tanto en el diseño de los paracaídas como en el de las bolsas en las que se alojan. Y si bien parece ser que el paracaídas supersónico funcionó correctamente el otro sufrió un fallo durante su hinchado que hizo que no funcionara correctamente. Así que tampoco cuenta esta prueba de cara a los requisitos de la ESA. Toca volver al tablero de diseño, quizás cambiando materiales además del diseño propiamente dicho del sistema de paracaídas.

El problema es que a la misión se le echa el tiempo encima, pues queda menos de un año para que se abra la ventana de lanzamiento de 2020 hacia Marte, ya que va de julio a septiembre. Y en estos meses que quedan no está claro que vaya a dar tiempo de preparar un nuevo diseño y probarlo.

Además, las zonas en las que se pueden hacer pruebas con os paracaídas no se pueden utilizar en cualquier momento del año, pues es necesario asegurarse de que los vientos reinantes llevarán al vehículo de pruebas hacia zonas no habitadas. De hecho en principio sólo quedan dos ventanas en las que hacer estas pruebas, noviembre de 2019 y febrero de 2020.

No es por ser pesimista pero igual hay que empezar a pensar en ExoMars 2022; ya pasó de ser ExoMars 2016 a ser ExoMars 2018 en mayo de 2016.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 12 de Agosto de 2019

Marcin Jakubowski estudió física pero decidió dedicarse a asuntos más mundanos y prácticos. Comprobó lo increíblemente dura que es la vida del granjero y hace unos años decidió aplicar sus conocimientos para crear un grupo llamado Open Source Ecology para diseñar y documentar las máquinas que sirven para trabajar la tierra, básicamente maquinaria agrícola.

Ese kit para iniciar una civilización (también traducido al castellano) del que habla en su charla TED es básicamente un wiki en el que se documentan todos los proyectos. En la práctica podría grabarse en un pendrive o un CD y servir para arrancar una civilización desde la nada, un concepto más que interesante.

kit para iniciar una civilización

De momento han construido 8 de las 50 máquinas; del resto hay planos esquemas y algún que otro prototipo. Construir algunas de estas máquinas es entre 5 y 10 veces más barato que comprarlas en la tienda. También dan cursos, organizan talleres y campamentos STEM para quien quiere asistir.

Entre otros se incluyen máquinas para plantar árboles, fabricar ladrillos, tractores y muchas más que permiten trabajar la tierra y convivir con plantas y animales. Luego hay otras más avanzadas como impresoras 3D, camiones o cortadoras láser. El proyecto, que arrancó en 2011 bajo el nombre Kit de Construcción de una Aldea Global pasó también por Kickstarter buscando financiación colectiva.

Todo el proyecto se publica con una licencia libre, de modo que es hardware libre con sus diseños 3D, planos, vídeos, presupuestos y manuales. Los aparatos son modulares y con muchas piezas intercambiables, se pueden reparar fácilmente y –al menos sobre el papel– tienen la funcionalidad, capacidad y eficiencia de sus equivalentes comerciales. Es todo de baja tecnología

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

Microsiervos Selección


Foolproof, and Other Mathematical Meditations

EUR 12,74

Comprar


Pensad en Flebas

EUR 9,49

Comprar


Un mundo feliz

EUR 3,79

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección