Por @Wicho — 22 de Febrero de 2021

El UA328 durante el incidente – Hayden Smith
El UA328 durante el incidente – Hayden Smith

El incidente del vuelo UA328 de United Airlines, que sufrió un fallo no contenido de su motor derecho al despegar de Denver el 20 de enero de 2021, ha llevado a la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA) y de la Agencia de Aviación Civil de Japón (JAAB a recomendar) de dejar en tierra los Boeing 777 como motores Pratt & Whitney 4000-112. Boeing, por su parte, ha hecho extensiva esa recomendación a todos los ejemplares de 777 con esa motorización del mundo. Será algo temporal mientras se determina la causa del incidente del vuelo UA328 y se deciden las medidas correctivas que puedan ser necesarias.

En total, según la nota de Boeing, esto afecta a 69 aviones en servicio y a otros 59 que están en almacenamiento. Es un porcentaje minúsculo de la flota mundial de 777, que pasa de las 1.600 unidades entregadas. Con mucho la motorización más habitual de los 777 es con General Electric GE90. Le siguen los Rolls Royce Trent 800.

Es importante también dejar claro que en este caso Boeing no tiene responsabilidad en el problema más allá de haber aceptado y ofrecido los P&W 4000 como opción para su avión. Pero desde luego no le viene nada bien a Boeing en los tiempos tan complicados que está viviendo por el 737 MAX, el KC-46 Pegasus o la Starliner, por citar tres de sus programas en situación más peliaguda.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Febrero de 2021

Microsiervos, no Microservios, gracias :-)

Si nos dieran un euro cada vez que alguien pronuncia mal Microsiervos, estaríamos forraos.

– los autores de este blog

El otro día llegué medio por error, medio comprobando cosas, medio por mirar, a la búsqueda verbatim («exacta») de «microservios» en Google y me sorprendió que aparecieran casi 200 resultados. En teoría los microservios no existen; no son siquiera microserbios, osea «serbios pequeños», que ya fueron incluso homenajeados apropiadamente. Pero hay muchísimas menciones en Google e incluso una categoría completa en Infojobs. WTF! que solemos decir por aquí ante tamaño despropósito.

Hay varias explicaciones a estas apariciones microservias, la primera de ellas y más común que microservios es una errata común de microservicios, un término relativamente común. Pero hay otras más curiosas todavía. Esta sería una lista de por qué razones aparecen en Google algunas de esas curiosas referencias microservias:

  • Ofertas de trabajo para ingenieros de software especializados en la arquitectura de microservicios, mal escrita como microservios. Esto incluye Infojobs, MilAnuncios, Ofertas públicas de empleo, etcétera. Me pregunto cuánta gente habrá dejado de encontrar empleo (o empleados) simplemente por escribirlo mal (!)
  • Gente en Twitter que tuitea sobre #microservios a veces refiriéndose a la arquitectura de software, a veces a nosotros como blog.
  • ¡Radiación ionizante! El error más sangrante estilo ¡mis ojos, mis ojos! es escribir microservios como errata de microsieverts al hablar de dosis de radiación ionizante. Esto sucede incluso en periódicos (El correo gallego, El Periódico, Diario Vasco).
  • Artículos, anotaciones y publicaciones en blogs y Facebook donde se refieren a nuestro blog pero llamándolo por error Microservios; a veces en inglés, a veces en castellano, a veces incluso en francés.

Seguro que hay algún caso intrigante, misterioso y escalofriante más, y que todavía nos quedan sorpresas por encontrar para este nombre de blog impronunciable que a veces nos parece una autovenganza. Pero ahí queda esto como microcuriosidad.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Febrero de 2021

James de The Action Lab muestra en este vídeo cómo se puede construir el equivalente a un dado de seis caras pero con una pelota de ping-pong esférica, lo que los roleros llamarían un D6 esférico. Esto que en principio parece fácil, luego difícil y luego nuevamente fácil tiene su truco.

Para crear una primera versión se puede tomar una pelota de ping-pong y simplemente pintarle seis números en el equivalente a lo que sería un D6 convencional [el peso de la tinta se ignora; sería fácil compensarlo añadiendo puntitos blancos invisibles en todos los lados]. El problema es que una bola al ser esférica no tiene puntos de equilibrio y puede «aterrizar» en cualquiera de cualquier forma, de modo que puede resultar difícil e incluso discutible el resultado, aunque sea por aproximación.

La solución es meter dentro un octaedro hueco en su interior: como tiene seis vértices, se puede usar una bolita pesada para que al rodar por la mesa se decante por uno de los vértices. Problema resuelto con ingenio. Aquí hay una página con ficheros para imprimir en 3D esos octaedros.

En el vídeo también pueden verse unos curiosos dados llamados trapezoedros trigonales asimétricos que tienen aspecto de cubo deformado, en «versión Dalí» podríamos decir. A pesar de su forma son equilibrados y «justos», en el sentido de que los números de todas las caras tienen la misma probabilidad tras un lanzamiento (algo que no sucede en otro tipo de formas geométricas). Sin embargo, tal y como advierte James, no todos los dados son «justos» aunque lo parezcan, pues con cierta habilidad se pueden manipular. A veces hacerlos más «justos» requiere estudiar cómo se reparten los puntos en las diferentes caras, como ya explicamos para dados D20, D30 y otras variantes.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 21 de Febrero de 2021

Lo más divertido de las películas de la saga Star Wars suelen ser las batallas de naves espaciales. Tanto es así que hay remezclas resumidas de las películas en las que se han extraído todas las tomas con naves espaciales en ellas (igual que hay otras sólo con sables láser). Así que es fantástico que Wired haya conseguido un estupenda videoentrevista con Frazier y Mallak, dos de los creadores tras el videojuego Star Wars: Squadrons, donde detallan cómo son y cómo se construyeron virtualmente todas esas naves: desde los míticos cazas Ala-X y cazas TIE a los bombarderos, los Ala-Y, interceptores TIE, Ala-U y otros.

Es bastante interesante verlo aunque no te gusten mucho los videojuegos para entender la pasión y complejidad del proceso, que requiere reunir toda la información sobre las naves de las nueve películas de la saga (y spin-offs derivados) para determinar qué es canon, qué no lo es y con qué quedarse. Por ejemplo un problema típico es el de los «cristales» de las ventanas principales de algunas naves (como los cazas TIE) que vistos desde fuera parecen de una forma pero desde dentro tienen otra, igual que le sucedió al Halcón Milenario en la primera película. En esos casos hay que elegir. Y además de eso hay que adaptar todos los controles del juego a los paneles canónicos para que la sensación sea realista.

De este modo para las distintas naves han tenido que inventar pantallas auxiliares, respetar el hecho de que muchas tuvieran diodos LED en vez de pantallas LCD según la época en que transcurren e incluso las tipografías utilizadas para los textos (que tras la primera película fueron reemplazadas por otras más «extraterrestres»).

Star Wars: Squadrons

Muy interesante y con muchas naves y batallitas… ¿Se puede pedir más? Pues sí: actores con trajes y gorritos raros sentados en naves que en realidad son trozos de madera para grabar las «escenas cinemáticas» con mayor realismo. Si es que estos juegos son como son y cuesta lo que cuesta producirlos por detalles como este.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo