Por @Wicho — 23 de Julio de 2021

Portada de La ciencia de los campeones por José Manuel López Nicolás La ciencia de los campeones: Deporte, triunfo y revolución científica por José Manuel López Nicolás. Editorial Planeta (16 junio 2021). 384 páginas.

Hoy, que acaban de comenzar los Juegos Olímpicos de 2020 aunque sea julio de 2021, es un día perfecto para recomendar este libro. Que trata, precisamente de cómo la ciencia y la tecnología son usadas en distintas y variadas disciplinas deportivas. Tanto para cuidar la salud y el bienestar de quienes las practican como para conseguir mejores resultados, ya sea a través de la dieta, de un enfoque de los entrenamientos basado en los datos, o de la aplicación de diversos avances tecnológicos, por citar algunos ejemplos.

Pero también entra sin complejos en temas polémicos como por ejemplo el caso de la atleta Caster Semenya y los problemas que ha tenido a causa de su intersexualidad y todas las decisiones más –o más bien menos– afortunadas que han tomado las autoridades deportivas al respecto. Y no se corta en poner en duda la efectividad de algunas dietas, complementos o materiales más o menos populares. Y me ha encantado la mención expresa a la importancia de que las niñas tengas referentes fuertes como cuando en el capítulo dedicado al bádminton y hablando, cómo no, de Carolina Marín, dice que «en los últimos diez años las licencias de jugadoras de bádminton han aumentado en nuestro país un 195% y las de técnicas oficiales, match control, árbitros o entrenadoras lo han hecho un 90%.»

Aunque he de decir que he echado de menos alguna ilustración o explicación más de algunos términos como por ejemplo cuando menciona el «característico juego de saque y volea y sus potentes golpes de drive y revés» hablando de Roger Federer; sé más bien poco de tenis y no tengo ni idea de cuales son esos golpes. O cuando, en el capítulo dedicado al bádminton, nos haba de «proteinuria, hematuria, glicosuria y una mayor concentración de nitritos y cuerpos cetónicos en la orina de los jugadores.» Sé que puedo buscar todo eso y otros términos más o menos técnicos que salpican el texto en Google (o en cualquier otro buscador). Pero sería más cómodo tener unas breves descripciones como notas a pie de página o al final del libro.

Finalmente, un consejo de lectura: creo que, salvo que te interes muchísimo el deporte, no es un libro para leer todo seguido, ya que la estructura de unos capítulos y otros es bastante similar, sino que es mejor ir intercalándolo con otras lecturas. Tampoco descartaría la opción de leerlo en el orden de interés de los deportes de los que habla, pues por lo general ningún capítulo se apoya en otro de forma que no se puedan entender si no se leen en orden.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Julio de 2021

Google Results

Una de las cuestiones que más inquieta a la gente acerca de los algoritmos, especialmente los que profundizan en la inteligencia artificial, es que las máquinas sean capaces de explicar sus decisiones. Esto será muy importante en el futuro, pero entender algo tan aparentemente trivial como por qué los resultados de las búsquedas en Google son los que son es un buen primer paso.

A partir de ahora se podrá utilizar una versión mejora de la opción del menú Resultados (que lleva meses en beta) que proporcionará «razones» más detalladas para los resultados que aparecen. Aparecerán comentarios como:

  • Los términos de búsqueda tal, cual y pascual aparecen en el resultado.
  • También aparecen otros términos relacionados como este o este otro.
  • El resultado está en tu idioma.
  • Otras webs enlazan con los términos de búsqueda a esos resultados.
  • El resultado es relevante en sitios como tu país.
  • Los resultados son relevantes cerca de la ubicación de tu ciudad.
  • La conexión a esos sitios es segura.
  • Esa web pertenece a tal empresa y se dedica a tal contenido o negocio.

Me parece un avance en la buena dirección, que además especialmente puede disipar dudas a las personas que saben que Google muestra unos resultados a unas personas u otras dependiendo de su ubicación, sus búsquedas anteriores o datos que tiene de ellas, aunque la mayor parte de la gente todavía cree que los resultados son los mismos para todo el mundo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Julio de 2021

ImgImgImg

Se me ocurrió tuitear una chorrada que me sucedió el otro día con la etiqueta #TúQueEresInformático, pero no tuve la precaución de ver si antes ya la había usado alguien para algo parecido.

Naturalmente resulto ser un tópico tan típico que Twitter está lleno de gente explicando a lo largo de muchos años las peregrinas peticiones que reciben por el hecho de «ser informáticos»¹ incluyendo:

  • Revisar teléfonos porque «se ha caído WhatsApp»
  • Arreglar despertadores
  • Reparar microondas
  • Sintonizar televisores
  • Arreglar la cafetera
  • Descargar libros para el Kindle y cambiar formatos de eBook
  • Sintonizar radios de coche
  • Retocar fotos en Photoshop
  • Hackear una cuenta de Facebook
  • Explicar la factura de la luz
  • Quitar un icono parpadeante del reloj de pulsera (mi caso)

La lista de acciones que «requieren de un informático/a» es inabarcable, casi infinita… ¡Todo vale! Aunque algunas tareas como pueden ser instalar Windows, eliminar virus o mirar por qué no funciona Intenet podrían requerir de conocimientos informáticos, la más popular parece ser lo de sintonizar televisores, que de informática no tiene mucho. Lo de «Hackear un Facebook» me recordó cuando «Necesito hackear un buzón de correo, gracias de antebrazo» era la pregunta Top #1 que recibíamos en Microsiervos, básicamente porque habíamos escrito sobre hackers y crackers.

Lo más asombroso es cómo la ayuda se solicita para cualquier aparato en general, ni siquiera hace falta que sea programable, digital, y a veces se diría que ni que tenga botones… Las personas que saben de informática parecen sin duda seres todopoderosos conocedores de cualquier aparato ya sea medieval, moderno, analógico, digital o mediopensionista.

_____
¹ Esto incluye no sólo quienes de verdad son informáticos o informáticas, sino a veces incluso a cualquier persona que pueda simplemente tener conocimientos sobre mecanismos, aparatos, herramientas o automatismos de cualquier tipo. Sí, cualquiera.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 23 de Julio de 2021

Q8I3H7 en 3D: puede proteger al parásito de la malaria contra el ataque del sistema inmunitarioDeepMind, la empresa subsidiaria de Google conocida por haber escrito AlphaGo, el programa que fue capaz de ganar al go al campeón mundial de este juego, acaba de publicar junto con el Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) una enorme base de datos creada mediante el programa AlphaFold que predice la estructura del 98% las proteínas humanas, la AlphaFold Protein Structure Database. Y de las proteínas de 20 organismos biológicamente significativos como E. coli, la mosca de la fruta, el ratón, el pez cebra, el parásito de la malaria y las bacterias de la tuberculosis.

Esto, que suena un poco a chino, es un paso importantísimo, ya que el funcionamiento de las proteínas depende su estructura 3D. Y conocerla es de gran interés para el estudio del funcionamiento de nuestro organismo, de algunas enfermedades, y para el desarrollo de posibles tratamientos y fármacos.

Porque las proteínas cumplen multitud de tareas en todos los organismos. Citando a Juan Ignacio Pérez,

Además de ser las responsables de que se contraigan los músculos y, de esa forma, trabajen, las proteínas cumplen un buen número de cometidos de gran importancia. Catalizan casi todas las reacciones químicas que tienen lugar en los organismos. Llevan oxígeno de los órganos respiratorios a los tejidos. Transportan (o ayudan a hacerlo) sustancias del exterior al interior de las células. Configuran arquitecturas celulares internas que cumplen funciones variadas. Reciben señales del exterior de la célula y transfieren la información al interior. Y muchas otras tareas.

Para conocer su estructura se usan técnicas como por ejemplo la cristalografía de rayos X o la criomicroscopía electrónica. Pero es un proceso la mar de complicado y costoso en tiempo y recursos.

AlphaFold lo que hace es aplicar técnicas de inteligencia artificial para predecir la forma de la estructura 3D de una proteína a partir de la secuencia de aminoácidos que la forman. Y a la vista de la comparación de sus predicciones con mediciones hechas en el MundoReal™ usando las técnicas citadas lo hace bastante bien.

Pero es importante tener en cuenta que aunque sus predicciones tienen una precisión bastante razonable en algunos ejemplos puede que no sea suficiente: basta con que la posición de la predicción y la estructura real difieran en más de 0,3 ángstrom –un ángstrom es la diezmilmillonésima parte del metro: 0,0000000001 metros– como para que sus propiedades cambien. Y AlphaFold tiene una media de error de 1,6 ángstrom.

De hecho aunque la base de datos contiene predicciones de la estructura del 98% de las proteínas humanas se estima que sólo el 38% tiene una probabilidad muy alta de que la predicción sea correcta.

Hay explicaciones más detalladas acerca de la importante diferencia entre los modelos y el MundoReal™ en No, DeepMind has not solved protein folding y AlphaFold2 @ CASP14: «It feels like one’s child has left home.»

Pero en cualquier caso, como decía más arriba, las predicciones de AlphaFold son un avance importantísimo, ya que evitarán hacer muchas pruebas a ciegas y ayudarán a apuntar en la dirección adecuada el estudio de proteínas y el diseño de posibles tratamientos.

¡Cencia, bitches!

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo