Por @Alvy — 14 de Julio de 2018

Ultimate Tic-Tac-Toe

El Ultimate Tic-Tac-Toe es una variante que hace interesante el tres en raya. Las reglas son básicamente las mismas que en el juego tradicional, pero con tres añadidos claves.

  1. Además del tablero «grande» hay nueve tableros más pequeños en cada una de las casillas; se juega en las casillas pequeñas.
  2. La casilla del tablero «grande» la ocupará quien haya ganado la partida del tablero que hay en su interior. (En las casillas grandes ocupadas o «tableros ganados» ya no se puede jugar más).
  3. No se puede elegir en qué tablero jugar: viene dado por la posición relativa del último movimiento del contrincante. (Pero si ese tablero ya está «ganado» entonces se puede elegir cualquier otro libre).

Todo esto hace bastante más complejo y entretenido el juego. Si el primer movimiento es una X en el centro del tablero de la esquina superior derecha, por ejemplo, el oponente debe utilizar el tablero del centro en su siguiente movimiento. Sólo cuando alguien haga «tres en raya» y de por ganado un tablero se podrá marcar la casilla correspondiente del tablero grande.

Se puede juegar al Ultimate Tic-Tac-Toe en estos dos sitios:

A diferencia del tres en raya convencional esté juego es mucho más complejo en cuanto a estretagia: lo gana quien gana el tablero grande, de modo que poco importa lo que suceda en los pequeños. Movimientos que en el tres en raya serían considerados «malos» aquí pueden ser buenos y de hecho las partidas suelen llevar un rumbo difícil de predecir. El análisis por ordenador es bastante complicado –también enseñarle a jugar– y no se han calculado todas las posiciones ni se ha resuelto al completo, así que ahí hay otro reto para quien le gusten estas cosas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Por @Alvy — 14 de Julio de 2018

Un coche Robocar con software del equipo Arrival ha completado con éxito y sin intervención humana alguna el ascenso a Goodwood, una prueba del tradicional festival automovilístico de Gran Bretaña del mismo nombre.

El recorrido es de 1,16 millas y media (unos 1,9 km) y el coche lo completó en aproximadamente 1:10 [vídeo completo aquí]. Los conductores humanos hacen el mismo recorrido en poco menos de un minuto, y por eso hay gente diciendo que «no es una gran marca» pero la idea era que el vehículo al menos no se fostiara y pudiera completarlo dignamente – lo cual teniendo en cuenta las dificultades parece «prueba superada».

El Robocar utiliza visión artificial, lídar, GPS y otros sensores, además de llevar todo tipo de cámaras, incluyendo una que ofrece vistas 360. Pero por ejemplo mencionan en el vídeo que el GPS se ve afectado por la zona estrecha la que hay muchos árboles que bloquean la señal y no resulta tan fiable.

Los Robocar llevan 4 motores de 135 KW que producen unos 500 caballos de potencia. En las competiciones de la Roborace (como la Fórmula E, pero de coches autónomos) todos los coches son iguales y a los equipos se les proporciona una API de software para interactuar con la mecánica. Así que el más «inteligente» en todos los aspectos de la conducción es el que tiene mejores posibilidades.

Relacionado:

Por @Alvy — 14 de Julio de 2018

En esta visita guiada al Laboratorio del Reactor Nuclear del MIT, situado en pleno centro de Cambridge (Massachusetts), en la calle paralela al campus de la afamada universidad tecnológica, es ciertamente peculiar. Se trata de un reactor nuclear universitario, el más grande de este tipo en los Estados Unidos y lleva más de 50 años funcionando. Tiene una potencia de 6 MW (aunque no se usa para generar electricidad) y muchos vecinos no saben ni que lo tienen en la puerta de al lado.

Las instalaciones están protegidas por una aparatosa y gigantesca puerta dado que todo el edificio es estanco. De ese modo todo el aire que sale de allí pasa por los filtros y se evita una posible contaminación del aire en caso de problemas. La visita comienza con el clásico dosímetro «por si acaso» y se explican los niveles de radiación que hay en el interior, similares a los del exterior, gracias a los aislamientos de hormigón y , de casi dos metros de espesor, que actúan como blindaje protector del núcleo.

Por lo demás el reactor tiene su núcleo convencional con el uranio 235 dividiéndose y emitiendo neutrones y puede verse durante la visita. Está protegido por unos 3 metros de agua y tiene forma hexagonal; las piezas de base cuadrada son los elementos combustibles, que es donde se producen las fisiones.

El reactor se utiliza para experimentar con materiales como semiconductores y otros compuestos que absorben neutrones, para investigar la forma de algunas moléculas y para crear modelos de cálculo de la potencia de los reactores. También se investigan sus aplicaciones médicas y hay una enorme caja con brazos robóticos para manejar los materiales que salen a enormes temperaturas.

En el centro de control, que al igual que el resto de las instalaciones está lleno de fascinantes botones, palanquitas, luces y letreros –un poco al estilo viejuno, pero es que tiene 50 años. Una de las estudiantes que ya sabe para qué sirven todos los botones explica para qué sirven algunos de ellos, incluyendo su favorito: el botón de Scram, que es una especie de apagado general que hace caer las barras de control para detener el reactor y a la vez activa el aislamiento completo del exterior.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Julio de 2018

Desde Mashable Daily llega este montaje bastante llamativo sobre tres submarinos gigantes que emergen en la helada superficie del Ártico, rompiendo con su torreta el hielo sin mayores problemas. Se trata de unas maniobras militares para las que se juntaron un submarino estadounidense y dos de la Royal Navy (Reino Unido), básicamente «para comprobar qué tal operan sus naves en condiciones extremas».

En la infografía [00:25] se ve cómo el submarino primero emerge ligeramente inclinado hacia arriba, con el morro y la torreta por delante. Tan solo entonces recobra casi por completo la horizontalidad.

Las lonchas de hielo resultantes no tienen nada de finas precisamente: en ocasiones llegan a alcanzar casi el metro de espesor. En otros vídeos similares hemos visto cómo para abrir las escotillas han de usar picos y motosierras para cortar el hielo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear