Por @Wicho — 27 de Julio de 2022

Un Falcon 9 horizontal en el edificio de procesado de vehículos de SpaceX con una Crew Dragon acoplada – SpaceX
Un Falcon 9 en el edificio de procesado de vehículos de SpaceX con una Crew Dragon acoplada – SpaceX

Suena un poco a El Mundo Today. Pero según cuenta la NASA en NASA, SpaceX Provide Crew-5 Hardware Operations Status el lanzamiento de la siguiente Crew Dragon hacia la Estación Espacial Internacional (EEI) ha sido pospuesto a causa de un accidente de circulación.

El problema está en que durante el traslado desde la fábrica de SpaceX en Hawthorne, California, a sus instalaciones de prueba en McGregor, Texas, de la primera etapa del Falcon 9 que tiene que lanzarla resultó dañada al chocar contra un paso elevado sobre la carretera. Lo que no ha trascendido es si utilizaban una nueva ruta, si alguien olvidó ajustar la altura del transporte, o qué. Porque es la primera vez que pasa tal cosa.

En concreto lo que resultó dañado es la sección que une a la primera etapa del cohete –la zona gris que se ve arriba a la izquierda en la foto– con la segunda etapa. SpaceX, con la correspondiente verificación por parte de la NASA, ha comprobado mediante diversas pruebas e inspecciones oculares que el daño estaba aislado a esa parte. Así que tendrá que sustituirla y hacer nuevas pruebas, además de las habituales, antes de certificar el Falcon 9 para el lanzamiento.

Por eso el lanzamiento de la misión Crew-5 ha pasado del próximo 1 de septiembre al día 29. A bordo de la Crew Dragon Endurance viajarán a la Estación Espacial Internacional Nicole Aunapu Mann de la NASA como comandante de la misión; Josh A. Cassada, también de la NASA, como piloto; y Koichi Wakata de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) y Anna Kikina de Roscosmos como especialistas de la misión.

Será la primera vez que una mujer esté al mando de una Crew Dragon; será la primera vez que una o un cosmonauta vuelen a bordo de una Crew Dragon en virtud del acuerdo recientemente firmado por la NASA y Roscosmos para intercambiar plazas.

Nicole Mann iba a volar en la misión Boe-CFT, la primera misión tripulada de una Starliner de Boeing; Cassada y Wakata iban a hacerlo en la misión Starliner-1, la primera misión regular de una Starliner. Pero los retrasos en la entrada en servicio de la cápsula de Boeing llevaron a su reasignación a la tripulación Crew–5.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 27 de Julio de 2022

Calculadoras humanas trabajando en sus mesas del JPL – NASA/JPL-Caltech
Un brillante equipo de mujeres, que estuvieron allí desde los primeros tiempos del JPL en 1936 y que eran conocidas como computadoras, fueron las responsables de hacer los cálculos de las ventanas de lanzamiento, las trayectorias, el consumo de combustible y otros detalles que ayudaron a que el programa espacial estadounidense fuera un éxito – NASA/JPL-Caltech

Ya hace años que lo normal es medir la velocidad de un ordenador en hercios o, según han ido ganando potencia, en alguno de sus múltiplos como son los megahercios o gigahercios. O en FLOPS, operaciones de coma flotante por segundo, si hablamos de su potencia de cálculo. Pero me ha sorprendido averiguar que al principio de la historia de los ordenadores su potencia se midió brevemente en kilogirls, o en «kilochicas» a falta de una traducción mejor.

Pero tiene cierto sentido: cuando los primeros ordenadores surgieron en la década de los 40 del siglo pasado los cálculos eran hechos por seres humanos a los que se les llamaba «computadores». Y, con diferencia, las mujeres superaban a los hombres en número en esta profesión. Su tarea principal era hacer cálculos manuales, a veces con la ayuda de calculadoras mecánicas, para la elaboración de tablas matemáticas. Computadoras famosas fueron, por ejemplo, las protagonistas de Figuras ocultas, que luego pasaron a ser algunas de las primeras programadoras de la NASA.

El dato viene de When Computers Were Human de David Alan Grier:

En algún momento de 1944 las computadoras humanas se convirtieron en «chicas». La Universidad de Pennsylvania contrató «chicas computadoras»; Warren Weaver empezó a llamar «chicas» a las computadoras del Panel de Matemáticas Aplicadas; Oswald Veblen, que en su día había dirigido equipo de hombres computadores, usaba el término «chicas»; George Stibitz empezó a clasificar los proyectos de cálculo en «años-chica» de esfuerzo. Un miembro del Panel de Matemáticas Aplicadas definió la unidad «kilogirl», un término que presumiblemente se refería a mil horas de trabajo informático […]

Así que un «kilochica» era la cantidad de cálculos que 1.000 mujeres podían hacer en una hora. Tan simple –y sesgado– como eso.

(Vía Ethan Mollick).

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 27 de Julio de 2022

Captura de pantalla de la ventana principal de la aplicación de Raindrop para macOS
Ventana principal de la aplicación de Raindrop para macOS

Hace más de diez años que Pocket es una herramienta imprescindible en mi trabajo. Tanto que algunos de esos años he estado en el 1% de las personas que más lo usan en el mundo. Pero como desde principios de 2020 ha ido acumulando fallos que me han hecho buscar una alternativa. Y por lo que he estado viendo en estas últimas semanas, Raindrop parece una alternativa más que válida para sustituirlo.

La idea con cualquiera de los dos servicios es tener un sitio en el que guardar enlaces que te interesan y que puede que luego quieras revisitar. Como los favoritos de un navegador, pero en versión supervitaminada: los dos servicios son multinavegador, multidispositivo y multiplataforma.

Esto quiere decir que con Raindrop puedes añadir direcciones a tu colección desde cualquiera de los navegadores soportados (Crhome, Edge, Firefox y Safari) desde cualquiera de las plataformas soportadas (Android, iOS, Linux, macOS y Windows) y desde tantos dispositivos como quieras. Además, las puedes consultar a través del interfaz web o desde la aplicación disponible en cualquiera de las plataformas soportadas.

Todo lo que guardas puede ser etiquetado y/o guardado en carpetas (que pueden ser anidadas en la versión de pago). Las carpetas pueden ser públicas o compartidas con otras personas en que usen Raindrop. El texto, además, es indexado, con lo que luego puedes buscar, combinando además la búsqueda de texto con las etiquetas o carpetas que te interesen. Si usas la versión Pro, también indexa el contenido de PDFs que añadas.

Raindrop es, además, lo suficientemente «listo» como para darse cuenta de si lo que estás guardando es una foto (por ejemplo de Instagram) o un vídeo de YouTube y de añadirlos automáticamente a las carpetas correspondientes.

Además de todo esto, la versión de pago es capaz de crear copias permanentes de los favoritos que guardes por si dejan de estar en línea; de hacer copias extra de tu archivo de favoritos en Dropbox o Google Drive; y de localizar enlaces «muertos» o duplicados. También tiene un límite máximo de ficheros que puedes subir al mes de 10 Gb frente a los 100 Mb de la versión gratuita.

Qué corrige (o no le falla) Raindrop

Como decía antes, con el tiempo Pocket ha ido acumulando fallos que poco a poco lo han vuelto prácticamente inútil, al menos para mí. En orden de cuánto me minan la moral, estos son:

  • No añade etiquetas a las direcciones que guardas desde Twitter en iOS, ya sea desde la app oficial o desde Tweetbot.
  • Falla la previsualización de muchísimos enlaces, en especial los de Twitter. Y de forma un tanto aleatoria.
  • La búsqueda no funciona correctamente. Y es una opción de pago, ojo. Ya sea en la aplicación de macOS o en el interfaz web muestra los resultados de búsqueda duplicados. Y sólo muestra unos cuantos; no profundiza demasiado en la historia de marcadores guardados.
  • Relacionado con lo anterior, supongo, si simplemente te dedicas a bajar por tu colección de enlaces guardados en un momento dado, mucho antes de llegar al final, se para y no te permite ir más hacia atrás en el tiempo.

De todo esto, en especial del primer punto, he hablado en distintas ocasiones con el departamento de soporte de Pocket y lo único que hacen es reconocer el fallo pero no saben dar ningún tipo de fecha –tan siquiera aproximada— para su corrección.

Qué echo de menos

Raindrop no es perfecto, al menos no para mí. Echo de menos estas cosas:

  • Una mejor navegación con comandos de teclado, en especial una tecla que me permita abrir un enlace en el navegador. Hay un botón que lo hace, pero hacer clic en él es más lento. En Pocket podía hacer esto pulsando la o.
  • Una carpeta de archivo para los enlaces que ya he «usado», lo que para mí quiere decir que ya he escrito sobre ellos en el blog. He creado una carpeta para eso, pero tengo que moverlos a mano. En Pocket, basta con pulsar la a para moverlos a ella.
  • Poder desactivar las previsualizaciones cuando estoy navegando por mi colección en las vista de Lista o Títulos.
  • Una extensión para compartir para macOS. Sin ella no puedo, por ejemplo, añadir un favorito a Raindrop desde Tweetbot; primero tengo que abrirlo en el navegador.
  • El poder pegar un URL directamente en Raindrop. Eso me evitaría, por ejemplo, el paso de abrirlo antes en un navegador si lo veo en Tweetbot.

Otra cosa que Raindrop no tiene es un modo fuera de línea, mientras que Pocket sí. Pero la verdad es que como casi siempre que trabajo con el ordenador tengo conexión a Internet me da un poco igual que no tenga esta opción, así que en realidad no la echo de menos.

Pero en cualquier caso estoy encantado de poder volver a etiquetas cosas. Y de encontrarlas; en las aproximadamente tres semanas que llevo usando Raindrop no he tenido problemas, aunque aún guardo también las cosas en Pocket por si acaso. Así que cada vez tengo más claro que me voy a cambiar.

(Vía JMiguel).

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 26 de Julio de 2022

Foto de la EEI vista de frente – NASA
La EEI vista de frente – NASA

Está haciendo las rondas un artículo de TASS que informa de que Yuri Borísov, el flamante nuevo director de Roscosmos, le ha dicho a Vladimir Putin que Rusia dejará la Estación Espacial Internacional después de 2024 (en ruso, DeepL o Chrome te lo traducen). Pero esto no es novedad. Y el truco está en que, una vez más, no dicen cuándo. Que bien podría ser después del 5 de abril de 2063 si la pobre EEI pudiera aguantar hasta entonces.

De hecho Robyn Gatens, la directora del programa de la EEI en la NASA, dice que lo expresado por Borísov es más en el sentido de ver qué vendrá después de la Estación Espacial Internacional.

Y Bill Nelson, el director de la agencia, ha dicho que «La NASA está comprometida con el funcionamiento seguro de la Estación Espacial Internacional hasta 2030, y está coordinándolo con nuestros socios. La NASA no tiene noticias de decisión alguna de ninguno de los socios, aunque seguimos trabajando para asegurar nuestra presencia en la órbita terrestre baja en el futuro».

La intención de la NASA y del resto de los socios, salvo Rusia, que parece gallega y no ha dicho oficialmente ni que sí ni que no, es mantener la Estación en funcionamiento al menos hasta 2030. La idea es que esto permita una transición a las estaciones espaciales comerciales sin que haya un hueco en la presencia de estaciones tripuladas en órbita baja terrestre.

Esto daría también a Rusia tiempo para preparar su propia estación ROSS basada en el módulo Nauka de la EEI (o no) y no quedarse tampoco sin presencia en órbita baja terrestre. Aunque la ROSS, estando las cosas como están en Rusia y con Roscosmos es por ahora un poco ciencia ficción.

En cualquier caso otra cosa que Rusia, el contrato de Rusia con el resto de los socios le obliga a avisar de su intención de dejar la colaboración con al menos un año de antelación. E, insisto, eso es algo que no ha hecho.

Aunque también es verdad que no sería precisamente sencillo abandonarla a las bravas: el segmento estadounidense y el ruso dependen el uno de otro para funcionar. Y hoy en día están tan unidos que sería prácticamente imposible separarlos y que siguieran funcionando cada uno por su cuenta.

La conclusión, en cualquier caso, es que está habiendo mucho ruido no justificado como consecuencia de la reunión de Borísov con Putin.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo