Por @Wicho — 23 de Mayo de 2020

Prueba estática – NASA/Bill Ingalls
Prueba estática – NASA/Bill Ingalls

Otro paso adelante más para el lanzamiento de la primera cápsula Crew Dragon rumbo a la Estación Espacial Internacional: el Falcon 9 que tiene que lanzarla ha pasado sin problemas su prueba de encendido.

Con el cohete firmemente sujeto por unas pinzas hidráulicas los nueve motores Merlín de su primera etapa se encendieron durante siete segundos a las 22:33, hora peninsular española, del 22 de mayo de 2020.

Es una prueba que hace SpaceX siempre con sus cohetes antes de cada lanzamiento para ver que los motores y los sistemas asociados funcionan correctamente. Pero por mucho que la hagan siempre en este caso era especialmente importante que todo saliera bien para poder mantener el 27 de mayo como fecha de lanzamiento de esta histórica misión. De hecho la prueba se programó para ser hecha a a misma hora a la que está previsto el lanzamiento, algo que en otras ocasiones no se tiene en cuenta.

Gracias al buen resultado de la prueba de encendido durante el sábado 23 se está llevando a cabo un ensayo general del lanzamiento que concluirá justo en el momento en el que tendrían que empezar a ser llenados los tanques de combustible del Falcon 9. Eso incluye que Bob Behnken y Doug Hurley se enfunden sus trajes espaciales y se instalen en la cápsula.

El Tesla Model X que llevará a Behnken y Hurley a la plataforma de lanzamiento – NASA
Behnken y Hurley irán a la plataforma de lanzamiento, cómo no, en un Tesla Model X – NASA

Lo que pinta un poco peor es la previsión meteorológica. La primera emitida por la 45 Ala Espacial sólo da un 40% de que haya condiciones favorables al lanzamiento. Pero la noche anterior a que el Atlantis despegara en la última misión de los transbordadores espaciales de la NASA tronaba. Y luego pudo despegar. Así que veremos.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 23 de Mayo de 2020

Destin de Smarter Everyday no hace más que darnos envidia con sus vídeos y ahora se ha ido a volar con los Thunderbirds. Que en este contexto no son una serie de televisión sino el equipo acrobático de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Destin se creía medianamente preparado para el vuelo con los Thunderbirds porque hace algún tiempo había volado en un T-38 Talon. Pero un T-38 es un entrenador. Supersónico pero entrenador. Sin embargo los F-16 de los Thunderbirds son cazas… y no es lo mismo, como nuestro intrépido youtuber pudo comprobar.

Pero tendréis que ver el vídeo para ver lo que pasa; también os aconsejo ver el vídeo para comprobar qué sucede cuando pasas de Mach 1, la velocidad del sonido. Y de paso una explicación de por qué nos mareamos con el movimiento. Aunque para darnos esa explicación Destin se haya ido al Neutral Buoyancy Laboratory, la enorme piscina en la que se entrenan las tripulaciones de la NASA para los paseos espaciales. Supongo que por dar un poquitín más de envidia.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Mayo de 2020

Ultra-dense optical data transmission over standard fibre with a single chip source | Nature Communications

En un un artículo publicado en Nature por científicos de las universidades australianas de Monash, Swinburne y el RMIT se cuenta cómo han conseguido batir el «récord de velocidad» de Internet. Lo han logrado mediante un chip óptico que maneja 80 láseres infrarrojos y es capaz de enviar señales a través de la infraestructura de fibra óptica ya existente, alcanzando los 44,2 terabits por segundo.

Esos 44 Tbps son 44.200 Gbps o 44,2 «millones de megas», traducidos al idioma teleco-casero de lo que la gente contrata en casa y en sus móviles. En los «sitios afortunados» de España el máximo actual ronda los 300-600 Mbps de modo que esto es 75.000 y 150.000 veces más. También es cierto que anteriormente se había llegado a 661 Tbps, pero en condiciones de laboratorio, que obviamente no es lo mismo. Aquí han usado la fibra normal y corriente tendida bajo las calles de Melbourne.

Lo más interesante sin duda es que todo esto funcione sobre fibra ya existente, con una sola fuente de luz y que requiera poco más que un par de chips a ambos lados del cable. Pero como suele suceder con estas cosas, aunque la demo funcionó todo es una especie de gran truco de magia: la fabricación de esos chips es muy complicada y tal y como cuentan en The Independent todavía se necesitan dos o tres años para que estén disponibles para otros laboratorios y quizá cinco años para que se lleguen a comercializar.

¿Para qué querría alguien tanta velocidad? Bueno, la capacidad («velocidad») de una línea de Internet es algo así como el espacio de almacenamiento, la velocidad de procesador de un ordenador o los libros de la biblioteca personal: nunca son suficientes. Con esos 44 Tb/s han calculado que se podrían transferir nosecuantas películas HD en un segundo, que si bien puede que no sea muy práctico (rellenarías un disco de 5 TB en un chasquido de dedos) puede tener muchas aplicaciones, por ejemplo para los servicios de streaming y vídeo online.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 22 de Mayo de 2020

Tras día y pico la misión DM-2 de SpaceX, la que será la primera misión tripulada de una Crew Dragon, ha pasado su Flight Readiness Review (FRR).

Pasar la FRR es un paso imprescindible para el lanzamiento de cualquier misión de la NASA pues significa que todas las personas, departamentos, organizaciones y empresas implicadas en ella tienen claro que está todo listo. Wayne Hale, ex-director del programa de transbordadores espaciales, describía así estas reuniones:

En una FRR de la NASA se supone que cada área debe demostrar que todas y cada una de las piezas del vehículo que va volar fue diseñada según los estándares de ingeniería adecuados para lograr el propósito requerido; y que además cada pieza fue fabricada con tolerancias exactas y pasó las inspecciones pertinentes; y aún más que cada pieza fue probada o certificada para las condiciones que experimentará durante el vuelo. Si se detectaba la más mínima discrepancia, debía darse una explicación extremadamente detallada y con montones de argumentaciones de ingeniería -pruebas y análisis- para demostrar que la discrepancia era aceptable. Una buena FRR para el transbordador espacial podía durar dos o más días con largas presentaciones, preguntas comprometidas, debate a veces agrio, y finalmente una resolución: volar o retirarse y arreglar lo que hiciera falta.

Así que no es de extrañar que la FRR de la DM–2 haya durado más de un día. Es algo que ya estaba previsto así que no va a tener impacto en la fecha de lanzamiento. Un momento muy importante de ella ha sido cuando Kathy Lueders, la directora del programa de tripulaciones comerciales de la NASA, firmó el certificado para misiones tripuladas de SpaceX. La última vez que la NASA certificó una nave para misiones tripuladas fue hace 39 años con los transbordadores espaciales.

Kathy Lueders en el momento de la firma – NASA
Kathy Lueders en el momento de la firma – NASA

El siguiente paso es una prueba estática de los motores del Falcon 9 que va a lanzar la misión. Esto es una prueba estándar en todos los cohetes de SpaceX y consiste en encender los motores durante unos segundos para comprobar que tanto ellos como los sistemas asociados funcionan correctamente. Se producirá a las 22:33, hora peninsular española, del 22 de mayo. Justo a la misma hora en la que está previsto el lanzamiento del día 27. Habrá una retransmisión no oficial a través de Internet.

Es la última ocasión en la que la NASA y SpaceX podrán obtener datos del cohete, que de acuerdo con los requisitos de la agencia para misiones tripuladas, es completamente nuevo.

Ya el sábado se hará un simulacro de lanzamiento en el que se seguirán todos los pasos de un lanzamiento hasta justo el momento de empezar a cargar combustible. Esto incluye que Bob Behnken y Doug Hurley se monten en la Crew Dragon. Por cierto: no irán a la plataforma de lanzamiento en una de las tradicionales furgonetas de la NASA sino en un Tesla Model X.

Con todo esto el lunes 25 se llevará a cabo la Launch Readiness Review (LRR), la revisión que efectivamente autorizará –esperemos– el lanzamiento en sí. Está previsto para las 22:33, hora peninsular española, del día 27.

Será la primera vez desde 2011 en el que una tripulación estadounidense despegue en una nave estadounidense desde suelo estadounidense. Si todo va bien la entrada en servicio de la Crew Dragon –orgullo patriótico aparte– permitirá asegurar una segunda vía de acceso de misiones tripuladas a la Estación Espacial Internacional; desde la retirada de los transbordadores espaciales en 2011 todo depende de las Soyuz rusas.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo



Microsiervos Selección


El enigma de Fermat

EUR 7,12 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Ciberíada

EUR 10,64

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección