Por @Wicho — 29 de Septiembre de 2022

Casi cinco años y medio después de su primer vuelo, el Comac C919 ha conseguido por fin su certificado de tipo por parte de la Administración de Aviación Civil de China (AACC). Es el último paso necesario antes de que el avión pueda entrar en servicio en su país.

El C919 es un avión con una capacidad de 168 asientos en clase única, 156 en dos clases, y una autonomía inicial de 4.075 kilómetros. Aunque está prevista la construcción de una versión con un alcance de 5.555 km. Viene a ser el equivalente chino al Airbus A320 y al Boeing 737, aunque las versiones más recientes de estos dos últimos aviones son desarrollos más modernos y eficientes.

Un C919 en tierra con una escalera de acceso en su puerta frontal izquierda
Uno de los protoropos del C919 – Comac

Y es que en realidad el C919 ya está un poco viejo antes de ser estrenado: fue anunciado en 2008 con una entrada en servicio en 2014. Pero el programa de desarrollo fue acumulando retrasos. Así que el primer prototipo no voló hasta 2017 tras haber salido de la planta de ensamblado en 2015. Después de eso, problemas con el desarrollo del programa de vuelos de prueba retrasaron la aprobación preliminar del modelo, con la que Comac ya no puede hacer grandes cambios al avión, por parte de la Administración de Aviación Civil de China hasta noviembre de 2020. La covid también ayudó a retrasar la parte final del programa de pruebas para que el C919 recibiera el certificado de tipo para poder entrar en servicio comercial.

Pero dada la elevadísima demanda que tienen el A320neo y el 737 MAX y que este último aún no tiene permiso para volver a volar en China, el C919 no tiene imposible hacerse un hueco en las aerolíneas chinas; otra cosa será en el extranjero y más específicamente en países occidentales.

En cualquier caso, está previsto que entre en servicio antes de que termine 2022 con OTT Airlines, una subsidiaria de China Eastern.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 29 de Septiembre de 2022

Hace unos minutos ha terminado la misión de la cápsula tripulada Soyuz MS-21 «Koroliov» con suave aterrizaje –para los estándares de estas cápsulas– en en las llanuras de Kazajistán. A bordo de ella venían los cosmonautas Oleg Artemyev, Denis Matveev y Sergei Korsakov.

Fue la primera nave en acoplarse al módulo Prichal de la Estación, instalado a finales de noviembre de 2021. Fue también la primera Soyuz con una tripulación completamente rusa desde el lanzamiento de la Soyuz TM-30 el 4 de abril de 2000. Y la primera Soyuz que se acopla a la EEI con una tripulación completamente rusa en toda su historia.

La Soyuz MS-21 acoplada al móduo Prichal de la EEI con la Tierra a la noche, aunque con abundante iluminación artificial, como fondo
La Soyuz MS-21 aún acoplada a la EEI – Sergei Korsakov/Roscosmos

Su misión ha durado 195 días, que es el tiempo que los dos últimos acumulan en el espacio, pues para ambos era su primera misión. Artemyev, por su parte, estaba en su tercera misión, así que ya acumula 560 días y unas horas en el espacio.

Durante su estadía a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI), Artemyev participó en cinco paseos espaciales con un total de 33 horas y 12 minutos; Matveev participó en cuatro para un total de 26 horas y 7 minutos.

Los tres estaban en mi lista de Twitter de personas en el espacio, pero ya los he quitado de ella.

Quedan a bordo de la Estación Samantha Cristoforetti de la Agencia Espacial Europea, Bob Hines, Kjell Lindgren, Frank Rubio, y Jessica Watkins de la NASA, y Sergey Prokopyev y Dmitri Petelin de Roscosmos. Rubio y los dos cosmonautas acaban de llegar a la EEI a bordo de la Soyuz MS-22. Cristoforetti, Hines, Lindgren y Watkins volverán a casa unos días después de que les dé el relevo la tripulación Crew-5, cuyo lanzamiento está ahora mismo previsto para el 5 de octubre.

Han sido unos meses en los que todos los países socios de la Estación Espacial Internacional han intentado mantener una imagen de normalidad a pesar de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Pero no deja de ser un complicado ejercicio de equilibrismo geopolítico. Que no hará sino verse complicado con la anunciada anexión por parte de Rusia del territorio ocupado de Ucrania.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 29 de Septiembre de 2022

Fotos de producto del Saturno V y de la EEI
El Saturno V y la EEI de Lego (no a escala) – Lego

Si nos lees habitualmente sabrás de nuestra pasión por las cosas del espacio y por los Legos. Así que seguro que te molan tanto como a nosotros el Saturno V y la Estación Espacial Internacional (EEI) que vende la empresa danesa. Pero ojo, acaban de anunciar la «próxima retirada» de ambos. No sabemos si eso quiere decir días o semanas o meses. Pero igual es el momento de actuar si, como nosotros, has estado procrastinando su compra.

El Saturno V son 1.969 piezas (cifra que no creemos que sea casual) e incluye tres microfiguras (que no minifigs) de astronautas y tres soportes para exponer el modelo en horizontal, así como un módulo lunar y un módulo de mando que flota sobre el agua al final de la misión.

La EEI son 864 piezas e incluye un soporte de exposición, una minilanzadera espacial de la NASA, tres mininaves de carga, y dos microfiguras de astronautas. Pero ojo, no está actualizada porque la Estación ha recibido añadidos desde que el modelo salió a la venta. Si quieres imitar su configuración actual tendrás que añadirle los paneles solares iROSA y el módulo Nauka. Las instrucciones enlazadas son de Cristoph Ruge, que fue quien propuso el modelo de la EEI que Lego decidió poner a la venta.

Así que ya sabes, ¡corre antes de que se terminen! Que ya sabemos lo que pasa después en eBay.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo