Por @Wicho — 7 de Julio de 2020

Impresión artística de un satélite OneWeb en órbita - OneWeb
El Cometa Neowise fotografiado por Aleix Roig - http://astrocat.info

Descubierto a finales de marzo de 2020 por el telescopio espacial Neowise de la NASA el cometa C/2020 F3 (Neowise) tenía el potencial de ser visible a simple vista. Pero para ello tenía que sobrevivir al perihelio de su órbita, el punto más cercano al Sol el 3 de julio, algo que es un poco una lotería. Aunque afortunadamente así ha sido.

Además hemos tenido la suerte de que según se va alejando de nuevo hacia los confines del sistema solar se va acercando a la Tierra. Su máxima aproximación a nosotros se producirá el próximo 23 de julio cuando pase a unos 103 millones de kilómetros de nosotros.

Y su brillo y su cola –cada cometa es un poco un mundo en cómo se va a comportar– son tan grandes que en efecto se puede ver a simple vista. Además se puede ver desde todo el mundo. Por ahora es un cometa muy madrugador, aunque a partir de mediados de mes, si no cambia su comportamiento, se podrá ver también al anochecer, después de la puesta del Sol. Un programa como Stellarium te puede decir perfectamente a qué horas y por dónde podrás verlo. Si tienes unos prismáticos, por si la contaminación lumínica, mejor.

Es una oportunidad magnífica de disfrutar de un espectáculo gratuito que nos brinda la naturaleza. Y una oportunidad que, a poco que tengas ocasión, no debes desaprovechar. En el caso de los cometas en general porque no hay muchos visibles a simple vista. En el caso del cometa Neowise en particular porque su reciente perihelio ha modificiado su órbita de tal modo que su periodo orbital ha pasado a ser de unos 6.800 años. Así que es poco probable que volvamos a verlo.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 7 de Julio de 2020

Un póster que explica cómo diseñar un póster de comunicación científica / Martin Krzywinski

Martin Krzywinski ha publicado este póster sobre cómo diseñar un póster de comunicación científica de modo que la información que se quiera transmitir sea «legible, clara, concisa y convincente».

Entre otras cosas, se centra en:

  • Menos es más
  • Normalmente debe «contar una historia»
  • Mejor un buen título que una larga introducción
  • El póster suele servir como elemento para una presentación
  • No: clip-arts, diagramas de tartas, boliches, cajas, rellenos, degradados
  • Sí: colores para clasificar los temas, elegidos de una paleta adecuada
  • Mantener las proporciones en los tamaños
  • Los títulos deben contar lo importante de las figuras
  • Resaltar sólo lo importante en los diagramas (ejes, valores)
  • Evitar colores y flechas si no son necesarias
  • Todo es importante, pero unas cosas son más importantes que otras

En general son consejos para un diseño legible y tranquilo. Naturalmente son reglas de esas que hay que saltarse a veces –como todas– pero en ese caso más vale tener una buena excusa y esté claro por qué sacrificar legibilidad, sencillez o elegancia por otras cuestiones.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 6 de Julio de 2020

Estuve repasando algunas versiones del famoso experimento de la doble rendija que planteó Thomas Young en 1801 para discernir si la luz era un corpúsculo o una onda, dando lugar a la teoría de la naturaleza ondulatoria de la luz… que como hoy sabemos es a la vez una onda y una partícula: la famosa dualidad onda‑partícula. Es, como recordaba Matt O’Dowd de Space Time «el experimento cuántico que rompió la realidad», y de verdad que fue así.

Además de la versión original del experimento –casi siempre ignorada por el paso del tiempo– están las versiones modernas en las que se mejoró el planteamiento original haciendo la prueba fotón a fotón (o incluso electrón a electrón) por no hablar de otras variantes: con moléculas completas, como las buckybolas (el buckminsterfullereno C60 sin ir más lejos).

Encontré un montón de vídeos; el más completo probablemente el de PBS Space Time que encabeza la anotación. Pero si echas un vistazo a los demás estos otros –que tienen una duración razonablemente corta– seguramente acabarás con una visión más completa y detallada. Además de que te entrarán ganas de ir a buscar un puntero láser al bazar de la esquina para llevar a cabo el experimento.

Seguir leyendo: «Todas las versiones del experimento cuántico de Thomas Young de la doble rendija en varios vídeos»

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 5 de Julio de 2020

Unos investigadores de la Carnegie Mellon han trabajado en algo denominado «Los retos del diseño de interfaces humanas orientadas a las emociones negativas»; en otras palabras: robots y objetos que reciben somantas de palos y a los que puedes darles con un martillo o acuchillar alegremente. Como dicen, muy apropiadamente:

Mucha gente se ha centrado hasta ahora en los creadores y los makers; nosotros hacemos lo mismo pero con la destrucción y la catarsis.

– Amit Zoran y Jodi Forlizzi,
investigadores

La idea es básicamente crear objetos, principalmente no-antropomórficos (aunque algún muñeco hay por ahí) a con los que desahogarse a gusto. Se puede aplastar un cuadrado de plástico con un martillo y ver cómo brilla o darle estocadas a un cojín amorfo y ver cómo se mueve.

En teoría esas expresiones de la energía negativa producen un efecto liberador, a lo que ayuda la respuesta tecnológica que tienen, ya sea con luces o sonidos. Hay uno que responde cuando lo insultan; otros se mueven cuando detectan que han sido alcanzados por objetos puntiagudos.

Como se suele decir, hay gente pa tó, y estos curiosos robots son la prueba. ¿Sufren? No; de hecho su objetivo vital es absorber los impactos y reaccionar a los insultos, así que en teoría todos contentos… Pero de todos modos, risas apartes, el asunto levantó algunas consideraciones éticas sobre lo apropiado que es que estos chismes reaccionen alegremente cuando son tratados a patadas y con palabrotas, aunque sea por adultos. Como no están en las tiendas, todo queda en el laboratorio, de momento.

(Vía Spectrum.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo



Microsiervos Selección


Kurt Gödel: Sobre proposiciones formalmente indecidibles de los Principia Mathematica y sistemas afines.

EUR 18,95 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Practical Data Science with R

EUR 45,74

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección