Por @Alvy — 21 de Agosto de 2019

Tiene dificultades con las normas, señor Anderson. Usted se cree muy especial… Y que por algún motivo las reglas no están hechas para usted. Obviamente, se equivoca (…)

– el jefe de Thomas Anderson

Variety se ha apuntado un golazo con la exclusiva de Matrix 4: la nueva película de la mítica, suprema y legendaria saga que nos dejara a todos con la boca abierta durante años después de que se estrenara en 1999… Que así a lo tonto hace ya 20 años de la primera The Matrix. ¡Snif! Si parece que fue ayer cuando celebrábamos el 10º aniversario… En fin: alabado sea San Keanu, que ya lo predijo en 2011.

La nueva peli estará dirigida esta vez escrita y dirigida por sólo una de las hermanas (Lana Wachowski) y ya están confirmados tanto Keanu Reeves (Neo) como Carrie-Ann Moss (Trinity). En el guión también participan Aleksandar Hemon y David Mitchell, quienes colaboraron también en El atlas de las nubes (2012), una película menos conocida pero con unos matices magistrales y una historia igualmente flipante que transcurre a lo largo de tres épocas distintas.

Hay que reconocer que como la original, ninguna; la segunda película de la saga tuvo su gracia y la tercera resultó entre confusa y un poco decepcionante, pero estas cosas suelen suceder. Quien sabe si esta cuarta entrega serán de las que hagan reimaginar la franquicia –que ya se ha embolsado 1.600 millones de dólares hasta la fecha– o la que la hundirá en la miseria definitiva. Bueno, miseria, lo que se dice miseria, tampoco.

No se han confirmado muchas fechas, excepto que a principios de 2020 comenzará la producción, lo cual quiere decir que actualmente está en la fase de preproducción y que después de los meses de rodaje –que serán no pocos– deberá transcurrir otros cuantos para la edición, el añadido de los efectos especiales que se hayan ido trabajando hasta entonces, sonido música… Mucho vamos a salivar hasta entonces, me temo. Pero nos vemos el día del estreno.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 20 de Agosto de 2019

ChesSkelet: una pequeña maravilla que «juega» al ajedrez en 352 bytes en el Spectrum

Desde el mundillo de los foros del Spectrum llega ChesSkelet, un ajedrez mínimo que compite en tamaño con el mítico ZX-81 Chess, un software de ajedrez cuyo código cabía en 1 KB. En este caso no se trata de jugar bien al ajedrez, sino de saber jugar y hacerlo con el programa más pequeño posible. Recuerdo haber programado algo parecido en los 80, en los 3,5 KB de un viejo VIC-20: ocupaban más los gráficos que el código del juego en sí, que sólo sabía mover al azar (pero respetando las reglas).

ChesSkelet bate todos los récords con tan sólo 352 bytes de código máquina; y con un par de cientos más existen versiones «mejoradas» y con mejor aspecto. Aunque no hay sitio ni para iconos siquiera. En una comparación absurda, la imagen PNG de la captura de pantalla de esta anotación ocupa más de 2 KB (!)

Eso sí: jugar juega de pena, y hasta un niño de 6 años podría ganarle, pero funcionar, funciona y sigue las reglas del juego, que es lo relevante. Como se suele decir, «aquí lo importante del viaje no es llegar, sino el camino»: la historia de cómo se desarrolló el programa, la disección completa del código y el listado original en ensamblador.

Entre las funciones que hubo que sacrificar para conseguir meter todas las reglas del ajedrez en 352 bytes están que no existe el enroque, ni la captura al paso, ni la promoción de peones. Tampoco los peones negros avanzan dos casillas en su salida (sólo una) y el contrincante humano sólo puede jugar con blancas. Las versiones «mejoradas» de ChesSkelet resuelven todos esos problemas, excepto comprobar si el enroque es legal y la captura al paso. Y por supuesto nada de reglas más complicadas como la de las tablas en 50 movimientos, tablas por repetición de tres movimientos, rey ahogado, etcétera. Eso sí, por unos pocos bytes más se puede sombrear el tablero.

En general el ChesSkelet calcula 1,5 movimientos de posibles jugadas futuras, de modo que no llega mucho más allá de evaluar qué respuesta va a dar el contrario y elegir la mejor dentro de sus –muchas– limitaciones. Pero por menos de 1 KB… poco más se puede pedir.

(¡Gracias @MundoAlReves por la pista!)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 20 de Agosto de 2019

El prespuesto anual de investigación y desarrollo de Apple es el mismo que el de toda España

Uno de esos datos impactantes que no sabes si significa que Apple invierte mucho o España muy poco. O que las grandes corporaciones son ya poco menos que algunos grandes países (España la economía #13 del mundo), que también puede ser: Toda la inversión española pública y privada en investigación equivale a la que hace Apple en un año (El Diario).

La cifras actuales son que Apple invierte más o menos 14.400 millones en I+D mientras que España se calcula que anda por los 14.000-14.900 millones, «niveles precrisis». Son cifras aproximadas y estimadas porque… somos así de «precisos» todavía en 2019.

Es un poco como clásica duda sobre la relación causa-efecto: ¿si investigas te va bien o te va bien porque investigas? Según cuenta el director general de la Fundación Cotec: «En España ha habido reacciones sectoriales diciendo que investigaban si les iba bien. Dando a entender que es un lujo cuando es al contrario, si investigas probablemente te vaya bien». ¿Qué fue antes, investigar o la gallina?

(Vía @mims.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 19 de Agosto de 2019

El cohete Electrón bautizado Look Ma, No Hands ha cumplido a la perfección con su misión a pesar de que su nombre recuerda mucho a aquel chiste de «mamá, mamá, sin manos…» y ha colocado en órbita los cuatro satélites que componían su carga útil.

Se trataba del BRO-1, el primero de la constelación de satélites e vigilancia marítima que quiere construir UnseenLabs; el satélite de observación terrestre BlackSky Global-4; y los dos satélites Pearl White, una misión diseñada para probar nuevas tecnologías para el Comando Espacial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Con este lanzamiento van siete con éxito de ocho para el Electrón. Y lo cierto es que el primero hubo que destruirlo por un fallo de configuración de un equipo de tierra, no por ningún problema con el cohete. Su total de cargas útiles puestas en órbita es de 39.

Este lanzamiento ha servido además a Rocket Lab para ir avanzando en su idea de hacer recuperables y reutilizables las primeras etapas de los Electrón. Para ello llevaba una serie de instrumentos a bordo que han ido transmitiendo datos al control de la misión acerca de la reentrada en la atmósfera de la primera etapa.

El lanzamiento del Look Ma, No hands es el cuarto lanzamiento del año para Rocket Lab, así que van bastante por detrás de su objetivo de hacer un lanzamiento al mes; ya no digamos del de lanzar una vez cada dos semanas que se plantean para 2020.

En cualquier caso sl próximo lanzamiento está previsto para octubre y su carga útil será el satélite McNair, diseñado para probar un tipo concreto de transmisor de radio. Aunque si el Complejo de lanzamiento 2 que la empresa está construyendo en Virginia está listo a tiempo podríamos ver un lanzamiento desde ahí en septiembre.

Make It Rain en la plataforma
El Make It Rain en la plataforma durante las pruebas previas a su lanzamiento – Rocket Lab

El Electrón, con 17 metros de alto, 1,2 de diámetro, y un peso al lanzamiento de 12.250 kilos, es un cohete de tres etapas construido íntegramente en fibra de carbono. Su motor, impreso en 3D, utiliza bombas eléctricas para mover el combustible en lugar de las turbobombas a gas de los cohetes más grandes, lo que lo hace más sencillo, barato y en principio más fiable. Está pensado para colocar cargas de entre 150 y 255 kilos en órbita sincrónica al sol, un segmento de mercado con gran demanda, aunque puede alcanzar otras órbitas si el cliente así lo necesita.

Su gran ventaja es que no hay que esperar turno como carga secundaria en un lanzamiento de un cohete más grande. El precio, de unos 4 millones de dólares por lanzamiento, también es atractivo, aunque no mucho más barato por kilo que otras opciones… y habrá que ver cómo le afecta el reciente anuncio de SpaceX de que reservará lanzamientos específicos para cargar útiles múltiples a órbita sincrónica al Sol.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

Microsiervos Selección


Codebreakers: The Inside Story of Bletchley Park

EUR 5,64 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Astrophysics for People in a Hurry

EUR 9,99

Comprar


Yo contengo multitudes

EUR 12,34

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección