Por @Alvy — 23 de Septiembre de 2021

ROT 8000: atacaremos al amanecer

El ROT8000 es un cifrado César en el que se suma x8000 (en hexadecimal; 32768 en decimal) al número de carácter Unicode de cada letra, de modo que el resultado «cae» medio por casualidad en el alfabeto chino y se convierte en algo aparentemente indescifrable. Sin embargo, conociendo el sistema o haciendo un rápido análisis estadístico se podría recomponer un texto suficientemente largo con cierta facilidad. En otras palabras: es como un ROT13, pero a la bestia.

En internet es (o era) relativamente conocida la técnica criptográfica del cifrado ROT13, un sistema de sustitución de tipo César consistente en reemplazar cada letra del alfabeto por otra mediante un desplazamiento del alfabeto (por ejemplo: A = C, B = D, C = E, etcétera). El ROT13 tiene la particularidad de que usándolo en el alfabeto latino de 26 letras el cifrado y el descifrado son la misma operación, dado que sumar dos veces 13 es lo mismo que dar una vuelta completa al alfabeto de 26 letras, así que se acaba donde se empezó. El ROT8000 tiene la misma propiedad para el Unicode, igual que el ROT47 hace lo mismo pero para el código ANSI.

En los tiempos en los que todo el campo era ASCII el cifrado ROT13 se usaba en foros y mensajes para ocultar mensajes no demasiado importantes, haciendo que no fueran visibles de forma obvia. Pasándolas por el conversor ROT13 se recuperaba el texto original, que podía ser la solución de un pasatiempo, un texto con el que se querían evitar filtros censores y cosas así.


Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 23 de Septiembre de 2021

Vista desde la cabina del Falcon 20 de la DLR durante los vuelos de calibración – Thomas Marwick/DLR
Vista desde la cabina del Falcon 20 de la DLR durante los vuelos de calibración – Thomas Marwick/DLR

Lanzado el 23 de agosto de 2018, el satélite medioambiental Aeolus está demostrando ser un gran éxito a la hora de medir la velocidad del viento sobre toda la Tierra. E indirectamente de la presencia de partículas en la atmósfera. Y es que gracias a él ahora tenemos cobertura global para esas medidas que antes sólo tomábamos en sitios muy determinados. Pero las medidas no sirven de nada si no sabemos a ciencia cierta que son buenas. Así que durante este mes se está llevando a cabo una campaña para calibrar los instrumentos del satélite y sus medidas. Y para ello se usan láseres y aviones.

Impresión artística de Aeolus en órbita – ESA
Impresión artística de Aeolus en órbita – ESA

Se ha escogido la zona sobre las islas de Cabo Verde porque, al estar cerca de los trópicos, la atmósfera en esa zona suele incluir también una cantidad considerable de partículas arrastradas por el aire desde el continente africano y eso ayuda con la calibración. Además, cuenta con aeropuertos desde los que pueden operar el Falcon-20 de la DLR y el Falcon-20 de Safire que forman parte de la campaña, que miden parámetros a distintas alturas, siempre que pueden colocándose debajo del satélite para que las medidas sean simultáneas. Esas medidas se complementan con las que toman desde tierra dos láseres.

Claro que esto lleva a la cuestión de quién calibra a los calibradores. Y es que, por supuesto, los instrumentos que van a bordo de los dos aviones y los de los láseres tienen que estar también bien calibrados. Por ello llevamos años y años buscando definiciones cada vez más precisas de lo que es un metro, un gramo, o un segundo para, por ejemplo, a partir de ellas, poder derivar el resto de las unidades y calibrar instrumentos.

Aeolus está en Twitter como @esa_aeolus.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 23 de Septiembre de 2021

A veces las «inteligencias artificiales», también conocidas en este caso como sistemas de recomendación, aciertan y todo. Como por ejemplo cuando YouTube me recomendó el vídeo de Jared Owen titulado How does the Soyuz Spacecraft work?. Se trata de una explicación de los distintos módulos que forman la cápsula tripulada Soyuz, algunos de sus componentes principales, y del proceso mediante el que atraca en la Estación Espacial Internacional. Está en inglés pero la «inteligencia artificial» que se encarga de la traducción automática de subtítulos al español lo hace razonablemente bien.

Se centra en la Soyuz MS, que es la variante en servicio en la actualidad, aunque también menciona todas las versiones anteriores (7K-OK, 7K-T, T, TM, TMA, TMA-M, y MS) y las cápsulas de carga Progress, derivadas de la Soyuz. Ha contado con el asesoramiento, además, de los astronautas Chris Cassidy y Scott Kelly, quienes volaron dos veces cada uno en una cápsula Soyuz; Cassidy en la TMA y en la MS, Kelly las dos veces en la TMA.

Muy, muy recomendable el vídeo, que está hecho con Blender por si tienes curiosidad, y muy recomendable también el canal.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Septiembre de 2021

2001, una odisea del espacio / el comic / Marvel / Jack Kirby

Vi pasar por @TheSpaceshipper unas imágenes de algo que parecía una versión en cómic de 2001: una odisea del espacio (1968), la mítica película de ciencia-ficción de Stanley Kubrick inspirada por el libro de Arthur C. Clarke. Tras soltar un lógico WTF? busqué algo más de información y encontré algo más sobre esta auténtica extravagancia creada por el mismísimo y no menos legendario Jack Kirby.

Entre otras cosas el cómic vio la luz en 1976, unos ocho años después del estreno de la película. Además de ser una adaptación bastante fiel parece que el cómic prosiguió como una serie mensual, que exploraba las andanzas del monolito en otras épocas; hay portadas y viñetas en los que se ven personajes primitivos y simiescos. De un modo u otro se canceló tras los diez primeros números y por diversas cuestiones no se sabe si editoriales o legales nunca se volvió a reeditar. La edición Treasury Special, que se vendía por 1,50 dólares en su día, tiene ya un precio interesante (más de 100 euros).

En este vídeo de NowThis Nerd se cuentan más cosas sobre este extravagante y sin duda algo bizarro cómic. Y digo bizarro porque la verdad es que hay que tenerlos cuadrados para adaptar la magna obra de Kubrik al formato cómic. Sin embargo era algo a la altura de alguien que ha creado personajes como Thor, X-Men, Los 4 Fantásticos, Los Vengadores o Silver Surfer.

Tal y como cuentan los responsables del Jack Kirby Museum and Research Center, que guarda información sobre muchas de estas obras del genio del cómic, hay un interesante contraste entre las límpidas y asépticas imágenes de 2001, la película, y las dinámicas viñetas de colores brillantes repletas de acción de Kirby. Dos formas de ver una misma obra que según parece se complementan perfectamente.

En Tebeosfera tienen también algunos datos más sobre esta obra, de la que al parecer Bruguera editó los ocho primeros números (pero no el primer especial, que es el que adapta la película) y que sin duda sería interesante de ver. En Cualia.es hay otra reseña que habla de que la obra de Kirby es más bien «una curiosa fusión entre lo que se había visto en la pantalla y lo que se podía leer en la novela», tomando elementos de ambas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo