Por @Alvy — 7 de Abril de 2017

Hace unos años saltó la noticia acerca de un método relativamente sencillo de pirateo de yates y otro tipo de embarcaciones mediante señales falsas de GPS. La idea era sencilla: como todos los barcos modernos confían en la señal de los satélites de geoposicionamiento para navegar, si se piratea esa señal mediante un emisor lo suficientemente potente se puede hacer creer al barco que está en otro lugar y dirigirle hacia donde más convenga. Por ejemplo a una encerrona en la que auténticos piratas armados hasta los dientes desplumen a la tripulación del yate y se lleven todo lo que les interesa.

Lo interesante era que el método es relativamente barato y sencillo; de hecho se realizaron demostraciones con éxito con barcos en alta mar. En carretera se han hecho operaciones similares, tales como robar furgones blindados y otras lindezas por el estilo, a veces despistándolos a veces asaltándolos pero falseando las señales que emiten para hacer creer a las centrales de seguimiento que continúan en movimiento (una variante alternativa).

Ahora unos investigadores de la Virginia Tech han ideado un sistema para evitar este «problemilla». Es un sistema de GPS que lee no solo las señales de GPS válidas de los satélites sino que también calcula cuál es su «dirección aparente». La idea también es muy simple: normalmente las señales GPS parecen «llegadas desde el cielo», pero si las de los cuatro o cinco satélites visibles que se necesitan parecen llegar todas desde el mismo lugar, o desde la superficie del planeta (ya sea tierra o mar), mal asunto. En ese caso las señales se desautorizan y el barco continúa su camino, bien confiando en las señales GPS válidas o por otros métodos.

En definitiva: que si quieres proteger tu superyate, tus furgones de dinero o tus armas balísticas ¡–a quién no le ha pasado alguna vez!– la ingeniería ya parece haber ideado un buen método para hacerlo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear