Por Nacho Palou — 11 de Febrero de 2013

inmoov-robot-impreso-3d.gif

Por menos de mil euros puedes construir tu propio robot humanoide y a tamaño real. Todo lo que necesitas es una impresora 3D y algo de experiencia montando muebles de Ikea: según su desarrollador, el escultor francés Gael Langevin, el montaje del robot InMoov no es mucho más complicado que el de un aparador Stornäs.

InMoov es un proyecto de código abierto en desarrollo. Eso significa que cualquiera puede acceder a los planos y archivos de las piezas que lo componen y que hay que imprimir con la impresora 3D. También significa que de momento el robot existe más o menos hasta el pecho: cabeza, hombros, brazos y poco más.

Las distintas piezas que componen el robot de Langevin son lo suficientemente pequeñas como para que se puedan imprimir en cualquiera de las impresoras 3D disponibles, incluso en las más simples y económicas. Los archivos necesarios están disponibles en Thingiverse, con licencia Creative Commons.

Langevin también ha desarrollado algo del código de programación que da vida al robot utilizando el sistema de prototipos electrónicos Arduino. El robot responde a comandos de voz y ejecuta tareas como coger objetos y mover los brazos y la cabeza. Un sistema de reconocimiento de imagen le permite seguir objetos con la mirada.

Claro que la parte mecánica es la menos complicada al desarrollar un robot. Lo complicado es que no se rebele.

Vía CNN.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear