Por Nacho Palou — 7 de Julio de 2017

Sony kd 65a1 2

Recientemente he tenido ocasión de probar el televisor Sony A1 y la experiencia ha sido de esas en las que das cuenta de que un aparato te ha puesto la piel de gallina. El Sony A1 no deja indiferente y hasta emociona. Se trata de un televisor 4K UHD HDR con pantalla OLED y sistema operativo Android. Está disponible en dos tamaños, 55 pulgadas (3.999 euros) y 65 pulgadas (5.999 euros).

De entrada lo que más me llamó la atención de este televisor —y el motivo por el que quería probarlo— es la tecnología Acoustic Surface. O en cristiano: la pantalla del televisor es también los altavoces.

De modo que aparte de un subwoofer posterior el televisor Sony A1 no tiene altavoces. En cambio emite el sonido haciendo vibrar el panel de la pantalla. La mitad izquierda de la pantalla es el altavoz izquierdo y la mitad derecha es el altavoz derecho para lograr el sonido estéreo y envolvente. Con el volumen adecuado y colocando la mano en la pantalla se perciben los tenues movimientos del panel que generan la ondas de sonido.

Esta tecnología es brillante y digna de destacar. Pero pasa a un segundo plano cuando se trata de mencionar la calidad de imagen y (más sorprendente todavía dada la peculiaridad de los “altavoces”) cuando toca hablar el sonido de la KD-65A1.

Sony kd 65a1 3

La pantalla OLED con 8 millones de píxeles es impresionante. Sony promociona este televisor con la frase “experimenta un mundo completamente nuevo”. Por supuesto que se trata de una frase publicitaria e hiperbólica, pero también es un resumen de lo que supone la A1. Es la primera vez en mucho tiempo que tengo la sensación de estar viendo algo nuevo al mirar en un televisor. Y estoy teniendo en cuenta también las teles 3D y las pantallas curvas.

En cuanto a la imagen destacaría dos virtudes “de andar por casa”, de esas que cualquiera puede percibir a simple vista y sin ser un experto en televisores: la calidad imagen cuando se visualizan contenidos 4K (que se procesan y optimizan en tiempo real) y también cuando el contenido no es 4K, cuando se visualiza contenido “normal y corriente” en resolución HD o Full HD, el más habitual. El escalado de la imagen (un fotograma en 1080p hay que multiplicarlo por cuatro para “cubrir” una pantalla 4K) apenas genera artefactos visibles que degraden la nitidez o el color.

Aunque menos espectacular a simple vista, el software de control del audio y la tecnología ClearAudio+ juegan un aspecto fundamental en la producción del audio. Cada uno de los parámetros de ajuste (accesibles a través de los ajustes de sonido Android TV) tiene un efecto apreciable sobre el sonido. No es de esos casos en las que elegir una u otra opción de audio apenas resulta perceptible y “da un poco igual” lo que elijas. En este caso no es así.

Sony kd 65a1 4

Por ejemplo, la función para hacer “zoom” en los diálogos realmente resuelve el problema de que exista una gran diferencia entre las voces y los “tiros y las explosiones” o de que los diálogos se oigan muy bajos. El televisor distingue entre los efectos de sonido Surround y los diálogos o la música para dar homogeneidad y optimizar el contenido de audio por separado, eliminando los altibajos (los extremos de audio demasiado bajos y los demasiado altos) y también los sobresaltos. Y por mucho que se suba el volumen (aunque no tuve narices de ponerlo al máximo) no hay una distorsión estruendosa.

Exteriormente el A1 es una delicia, con un diseño puro y simple que da absoluta prioridad a la pantalla, o más bien al contenido que muestra la pantalla. Tanto es así que apenas hay espacio para el logotipo de Sony en el marco. Por detrás su aspecto es tan limpio como por delante: la pantalla se apoya en una pata sólida (y bastante pesada) que es también el subwoofer.

En caso de que el televisor se instale colgado de la pared el sistema de procesamiento del audio tiene esto en cuenta y adapta el sonido. En mi caso ni siquiera tengo una pared detrás del televisor, lo que significa que normalmente todo el audio se va “hacia atrás” y se oye en cualquier lugar del mundo menos delante del televisor. Con el Sony A1 el sonido está donde está la imagen, y el sonido envolvente cubre una zona bastante amplia sin que se pierda el efecto.

Sony kd 65a1 5

La potencia de proceso de la A1 queda fuera de toda duda. Android TV vuela, así como las aplicaciones y juegos disponibles – esencialmente, los de Google Play. Incluye Chromecast y el paquete habitual de aplicaciones de vídeo bajo demanda: Netflix, Amazon Prime Video, YouTube... El sistema de reconocimiento de voz es el de Google, así que su funcionamiento está más que probado. Puestos a ponerle una pega, este A1 de 5000 euros por defecto se comporta como un televisor de 250 euros dando prioridad a la entrada de televisión convencional (el sintonizador TDT) e insistiendo en hacer recomendaciones de contenidos en base a lo que se ve en esos canales. Pero es poco probable que alguien que se compra un televisor como este lo utilice para ver la tele convencional.

Sony nunca se dejó embaucar por los cantos de sirena de las teles 3D y de las pantallas curvas y en cambio prefirió dedicar esfuerzos al desarrollo de televisores 4K con una calidad de imagen y de sonido excelentes. Este Sony A1 es resultado de aquella decisión y sin duda es uno de los mejores televisores de su categoría, y puede que de varias categorías adyacentes.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear