Por Nacho Palou — 8 de Abril de 2008

Esquema turbina marina comercial

Recientemente se ha instalado en Strangford Narrows, en Irlanda del Norte, la turbina marina SeaGen, capaz de convertir la fuerza de las corrientes y las mareas en 1,2 MW equivalentes de electricidad, suficente para dar suministro a unas mil viviendas de la zona.

La instalación está situada a unos 400 metros de la costa, en una zona de fuertes corrientes pero resguardada de las tormentas. Consta de dos turbinas similares a los habituales aerogeneradores, cada una de ellas de unos 16 metros de diámetro, que giran a entre 10 y 20 revoluciones por minuto. Esta baja velocidad debería "reducir el riesgo de impacto de las criaturas marinas de la zona con las hélices, facilitando que se muevan a través de ellas".

La turbina SeaGen, de 1.000 toneladas de peso, entrará en funcionamiento a finales de año y durante cinco años al tratarse de un prototipo comercial. Su frabricante, Marine Current Turbines, confía en aplicar esta misma tecnología para constituir una granja de turbinas marinas con una potencia de hasta 10 MW en 2015.

(Vía Alternative Energy & MetaEfficient.)

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

2 comentarios

#1 — Sergio Alvaré

Otra prueba de que el hierro no flota. Creo que en este siglo la bicicleta va a ganar muchos adeptos, viendo las perspectivas para los combustibles fósiles de los próximos años.

#2 — Controlce

Digo yo, para evitar el impacto de animales marinos no bastaría con tender una red de pesca (mejor una malla fina) alrededor del generador? Con boyas en la superficie y, o bien anclada al suelo o bien lastrada con pesos si no se quiere afectar el paso de criaturas por debajo de las hélices. De esa manera con un coste muy bajo se podría obtener más velocidad y más producción de las turbinas.