Por @Alvy — 25 de Octubre de 2012

Para este complicado y grácil vuelo en forma de ocho en un garaje –al final del vídeo– este avión a radiocontrol de los ingenieros del M.I.T. utiliza un láser a modo de «sónar» para mapear la zona, así como algoritmos especiales que le permiten corregir su posición con gran destreza.

La mayor parte de la gente no podría guiarlo manualmente con tanta precisión en un lugar tan complicado como una es una zona interior de un edificio. Hay más al respecto en el artículo completo que publiqué en RTVE.es: Aviones robóticos autónomos que pueden volar sin GPS.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear