Por @Wicho — 27 de Junio de 2006

Con la llegada a las tiendas esta semana de los primeros discos y reproductores Blu-ray los consumidores ya se enfrentan de nuevo a una guerra de formatos similar a la que hubo en los 80 entre el VHS y el Beta (el sistema 2000 nunca llegó a tener posbilidades, EMO), en este caso entre este formato y el HD DVD, que esperan hacerse con el mercado de los reproductores de DVD de alta definición: Next generation DVD war hots up.

Personalmente no tengo ningún interés en ninguno de los dos nuevos formatos, en primer lugar porque mi televisión no aprovecharía la mayor resolución que ofrecen, y en segundo, pero mucho más importante, porque ambos sistemas vienen cargados con tal cantidad de restricciones en los sistemas DRM que incorporan que ya se me quitan las ganas ni de pensar en ellos.

Además, para algunos esa guerra ya ha fracasado. Traduzco y resumo de 10 Reasons Why High Definition DVD Formats Have Already Failed:

  1. A nadie le gustan los falsos arranques, y los primeros reproductores HD DVD vienen capados tanto en lo que respecta al audio como al vídeo, por no hablar de la escasez de contenidos en cualquiera de los dos formatos.
  2. Las guerras de formatos no venden reproductores sino los contenidos.
  3. Ni HD DVD ni Blu-ray son grandes avances tecnológicos, y lo que agilizó la adopción de los CDs de audio o del DVD fue la comodidad del formato en cuanto a facilidad de acceso, tamaño y durabilidad y no tanto la tecnología.
  4. Los estudios son conservadores, avariciosos y carecen de motivación, aún cuando ciertos avances tecnológicos puedan servirles para ganar más dinero… y prueba de ello es que es una empresa que fabrica ordenadores la que tiene la tienda de música en línea de más éxito del mundo y no un estudio; en el caso del nuevo formato de DVD está claro que no han apostado por ninguno de ellos y la falta de títulos -y el precio de los pocos que hay- es prueba de ello. Por ahora están satisfechos con todo el dinero que están ganando con los DVDs, y son incapaces de ver más allá.
  5. La Playstation 3 no salvará el mundo. La gente la va a comprar para jugar, no para ver películas en formato Blu-ray.
  6. Aquellos que ignoran la historia… Si la industria no fue capaz de ponerse de acuerdo en cuanto a un formato ni de dar un impulso definitivo al DVD-Audio o al SACD, que podrían haberles evitado muchos problemas en lo que se refiere a copias y descargas, ¿por qué ahora van a lograrlo? La tecnología por si sola no sirve para que un nuevo formato sea adoptado por los consumidores.
  7. La gente quiere tecnología bien pensada, y muchos están ahora quemados con el lío de la televisión de alta definición, que por lo general les ha servido para ver mejor sus DVDs pero peor la televisión por la falta de emisiones en alta definición o porque es un servicio que hay que contratar aparte -suponiendo que el canal que te interese esté disponible en alta definición. Además, hay mucha más diferencia entre las viejas televisiones y las de alta definición, al menos cuando estás viendo un DVD, que entre los DVDs normales y los de alta definición
  8. Los entusiastas están cada vez más cansados (y son cada vez más listos), y aunque tengan el dinero y las ganas de comprar siempre lo último en cuanto está disponible la multitud de formatos que no lo consiguieron los está haciendo ser más cautelosos, lo que hace que el mercado de los «early-adopters» sea cada vez más escaso.
  9. Los medios tampoco se lo creen y no están comprando la moto de los estudios y los fabricantes de reproductores, también quemados por otros formatos anteriores que desaparecieron si dejar rastro.
  10. La banda ancha y la televisión IP pueden ser una muy fuerte competencia, ya que todo parece indicar que los consumidores prefieren cantidad, portabilidad y facilidad de uso sobre la calidad.
Vamos, que tenemos dos nuevos candidatos a formar parte del Dead Media Project… si este no estuviera también más bien muerto, claro.

(Vía Boing Boing.)

Actualización: El presidente de Toshiba sugiere en Toshiba Wants Combo HD Player que podría ser una buena idea crear reproductores compatibles con ambos formatos, aunque dudo que eso sirva para salvar ninguno de los dos formatos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear