Por Nacho Palou — 2 de Enero de 2013

Regular nada más.

La música está muestreada a 11 kHz y las impresoras 3D todavía tienen una resolución más bien baja, unos 600 dpi en este caso, resultando muy inferior a la "resolución" de un disco de vinilo convencional.

Diría que suena peor que este disco de música hecho de hielo, aunque al menos no te pondrá el tocadiscos perdido de agua.

Más en 3D Printed Record.

Compartir en Facebook  Tuitear