Por Nacho Palou — 4 de Noviembre de 2008

Dell Inspiron 9
El Vodafone Netbook es un Dell Inspiron 9 (arriba) junto con un módem USB 3G. Foto: Dell.

3 estrellas: práctico y funcional, cumple su cometido sin causar dolores de cabeza... a pesar de ser Windows Vodafone Netbook | Un “netbook” es un ordenador pequeño similar a los portátiles convencionales pero con la mitad de tamaño y peso que éstos: ronda el kilogramo, el tamaño de pantalla no supera las 10 pulgadas y hay modelos que carecen de disco duro mecánico, utilizando en su lugar memoria tipo SSD –más ligera, fiable y de menor consumo, aunque de momento también con mucha menos capacidad a igual precio.

A la descripción anterior se ajusta el Vodafone Netbook que presentó la operadora hace unas semanas y que hemos tenido ocasión de probar durante estos últimos días. El paquete consta de un Dell Inspiron Mini 9 junto con el exitoso módem USB (en este caso el modelo K3520) habitual de la casa para conexiones de datos HSPA/3G/GPRS.

En lo que al ordenador se refiere corresponde a uno de los netbook más económicos y más fieles al concepto de ordenador ligero, sencillo y asequible; el modelo que comercializa Vodafone lleva instalado Windows XP HE (Dell lo comercializa también con Ubuntu Linux), lo cual es una ventaja para la mayoría de los usuarios y además garantiza la compatibilidad con el módem USB y otras aplicaciones habituales –aunque esto ya depende de cada uno.

La capacidad de almacenamiento es de 8 GB de memoria tipo SSD (carece de disco duro mecánico o convencional) y la memoria RAM es de 1 GB tipo DDR2. El procesador es un Intel Atom a 1,6 GHz. Por la parte gráfica dispone de una pantalla de 8,9 pulgadas a 1024 x 600 píxeles y cámara integrada VGA; en cuanto a conectividad no le falta nada importante: tiene Bluetooth, Wi-Fi 802.11g, Ethernet, 3 puertos USB 2.0 y lector de tarjetas (especificaciones detalladas.)

En la mano el Inspiron resulta ligero (según la ficha pesa 0,999 kg.) y cómodo de manejar. El plástico externo superior parece mejor y más resistente que el resto, lo que le da aspecto sólido, aunque el acabado brillante se esfuma al cogerlo con las manos.

Si utilizas una mochila o bolsa mediana probablemente podrás llevarlo en ella sin problema, incluso con el cargador. Esto es un aspecto importante porque singifica un poco más de peso en la bolsa, pero no una bolsa o un bártulo más que llevar de aquí para allá.

El teclado es bastante cómodo (curiosamente el de la unidad que hemos probado estaba en japonés, lo que le daba un toque bastante cool) y la pantalla se ve suficientemente bien, aunque resulta un poco estrecha de altura (es de 1024 x 600) por lo que la ventana del navegador (que por defecto incluye la barra de Google) se come casi un tercio de ésta y deja poco espacio para el contenido –tampoco es nada que no se pueda resolver con un par de clics.

Aunque funciona muy bien, es obvio que no es un ordenador potente –ni busca serlo: el netbook te va a dar conexión casi en cualquier lugar. Es ideal si necesitas tener a mano un acceso remoto a servidores, a una red privada o si vas de aquí para allá redactando y enviando textos y te conectas continuamente para leer correo, hacer llamadas de voz o para leer fuentes de noticias – pero no le pidas mucho más porque no es apto para programas más exigentes.

En cuanto a la batería, el fabricante dice que son cuatro horas, y son cuatro horas. Ni más ni menos. Afortunadamente el cargador no es muy aparatoso y puede llevarse encima sin mucho problema –de hecho ha estado en mi bolsa un par de días y no me he dado cuenta que estaba ahí hasta que lo he buscado.

Una de las cosas que más llama la atención al ver el Vodafone Netbook es que la solución funciona en conjunto por el método de unir dos cosas que ya funcionaban por separado. El módem USB Stick K3529 hay que colocarlo en uno de los tres puertos USB del ordenador, lo cual es la parte más engorrosa del invento.

Puede parecer exagerado decir que conectar (o pinchar) una llave USB es engorroso, pero es más el concepto que el gesto: ya no es abrir el portátil y tener conexión, sino que hay que abrirlo, colocar el módem y esperar a que Windows lo detecte -después de eso el inicio de conexión es prácticamente transparente, sobre todo si se se guarda el PIN en el programa Vodafone Mobile Connect. Además el módem sobresaliendo por un lateral incrementa el espacio que ocupa el ordenador a efectos de manejarlo o guardarlo, sobre todo si se quieren conservar funcionales el módem y/o el puerto USB.

Según Vodafone esto es una ventaja si se quiere utilizar el módem en otro ordenador; en mi opinión la ventaja absoluta habría sido que te entregaran el módem USB con la tarjeta SIM y que además el netbook tuviese el lector de tarjeta SIM integrado.

En cuanto a precios y tarifas el Vodafone Netbook se puede contratar con cualquier tarifa plana de datos de la operadora y se puede pagar de forma mensualizada desde 49,90 euros al mes (conexión y ordenador incluídos y permanencia de 18 meses); o se puede comprar al interesante precio de 259 euros (actualmente en promoción) más el coste mensual de la conexión (39 euros al mes).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear