Por Nacho Palou — 25 de Marzo de 2009

Vexia Econav modelo 430
Nevegador GPS Vexia Econav en modo mapa (detrás) y en modo "asistente ecológico" con indicador de cambio de marcha. Según el fabricante puede ayudar a ahorrar entre un 15 y un 30% de combustible.
Imagen cortesía de Vexia.

Estas últimas semanas he tenido ocasión de probar el navegador GPS Econav de Vexia. La particularidad de la serie Econav es que incluye un asistente a la conducción eficiente que, según su fabricante, permite ahorrar hasta un 30 por ciento de combustible. Esto en dinero pueden llegar a ser hasta 500 euros al año, también según el fabricante y dependiendo de la conducción y kilómetros que se realicen.

La parte correspondiente al GPS es igual que la de cualquier otro navegador del mercado: indica la posición, da instrucciones de la ruta a seguir para llegar al destino y avisa de la posible presencia de radares fijos.

Lo interesante y lo que diferencia al Econav respecto al resto es el asistente a la conducción eficiente.

¿Cómo funciona? Lo primero que hay que hacer es configurar en el navegador el vehículo que se va a utilizar. Para esto se incluye una base de datos con unas 70 marcas y 6.000 modelos de coches. En caso de que el vehículo no esté incluido en la lista existe la posibilidad de definirlo siguiendo un sencillo asistente.

A partir de ahí, una vez iniciada la circulación el navegador indicará cuándo realizar el cambio de marcha para realizar una conducción más eficiente desde el punto de vista del consumo. Para saber esto el navegador utiliza el dato de la velocidad a la que se está circulando, el cual calcula al recibir las señales GPS, y en base a los datos de los desarrollos del cambio y características del coche de que dispone en la base de datos de automóviles.

Esto significa que no hay que seguir las indicaciones del navegador a pies juntillas porque el aparato sólo entiende de velocidad: no dispone de datos relativos al tráfico o la orografía de terreno ni sabe si estamos en retención o adelantando, etc. Por tanto la decisión final sobre qué hacer o qué marcha llevar en cada momento al final siempre queda en manos del conductor.

Además de la indicación de marcha, la pantalla del Econav muestra la velocidad a la que se está circulando, la velocidad máxima en la vía (si la cartografía dispone de ese dato), la distancia de seguridad recomendada para el estado de la vía y velocidad, así como los indicadores de posible presencia de radar y de exceso de aceleración.

Vexia Econav 350
Imagen cortesía de Vexia.

Esa misma pantalla da acceso a dos parámetros de configuración rápidos que son el nivel de eficiencia que se quiere alcanzar -de más eficiente a más relajado- y el nivel de carga del coche, en función del número de pasajeros y cantidad de equipaje.

¿Funciona? Si. En la práctica, a poco que se sigan las instrucciones del Econav el ahorro de combustible es perceptible desde el primer momento.

Esto depende del tipo de conducción de cada uno, de las circunstancias de circulación y del caso que se le haga al navegador. De hecho en poco tiempo ya ni necesitas escuchar la indicación de cambio porque te acostumbras al ritmo marcado y las indicaciones empiezan a llegar ya con el embrague pisado.

En mi caso pude medir ese menor consumo a lo largo de varias semanas y en distintos trayectos. Como ejemplo, en un trayecto habitual de unos 130 km que combina casi al 50 por ciento autovía y carretera reduje el consumo en torno un litro de media a lo 100 km según el ordenador de a bordo. En dinero me ahorré como un euro en un único trayecto que hago casi todas las semanas; la velocidad media también fue ligeramente menor y aunque lógicamente tardé algunos minutos más la percepción de lo que dura el recorrido fue la misma de siempre.

Lo mejor del Econav, en este sentido, es que te hace consciente de la relación entre la aceleración y el consumo y de alguna forma te hace más sensible con el pie derecho; también el hecho de ver la velocidad a que circulas, en relación a la velocidad de la vía y que avise si la sobre pasas, ayuda a levantar el pie en más de una ocasión, con lo positivo que esto supone en ahorro y seguridad.

Lo ideal es además combinarlo con las habituales recomendaciones de conducción eficiente y otros gestos que ayudan a ahorrar combustible al utilizar el coche.

Insistir en que siempre hay que tener presente que las indicaciones del asistente de conducción se basan únicamente en la velocidad y en la relación velocidad-tiempo (para detectar aceleraciones bruscas). Por tanto la decisión final sobre cambiar o mantener la marcha siempre queda para el sentido común: hay que ignorar las indicaciones si, por ejemplo, se está adelantando o se circula en retención para bajar un puerto de montaña -o en ascensión de una pendiente pronunciada- y, en general, en cualquier otra circunstancia que requiera llevar el coche más revolucionado.

Navegador GPS Vexia Econav. Fabricante: Vexia. Precios: desde 159 euros para el modelo Econav 350 con pantalla de 2,5 pulgadas y mapas de España y Portugal. El modelo más caro el Econav 430 cuesta 249 euros, dispone de pantallas de 4,3 pulgadas e incluye mapas de Europa Occidental.

Anotaciones relacionadas:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

2 comentarios

#1 — Agusti

Esta bien el invento, aunque para coches de cambio automático, ya optimizados para un minimo consumo, de poco va a servir.

Auqnue los cambios de marcha automáticos consumen más en igualdad de condiciones que los manuales, si se deja que el coche "mande" utilizando el control de velocidad de crucero y se respeta la velocidad màxima permitida en la carretera, se consume menos. Y lo mejor es que se conduce más relajado con lo que se evitan errores por cansancio o estrés (pienso yo). Aparte de que con un pie lo haces todo.

#2 — J

Hola, no sé mucho de este tema pero me sorprende que el navegador no conozca la orografía del terreno por el que estamos circulando. Yo pensaba que las bases de datos de navegación marcaban el trazado de la carretera en 3D, esto es longitud, latitud y b>altura.

En todo caso, aunque esto no sea así, al menos el receptor GPS sí que se mueve con valores 3D y sabe (si compara los valores actuales con los anteriores) si estás bajando o subiendo, incluso el grado de la pendiente entre medida y medida y a partir de ahí quizá el navegador pueda rediseñar la estrategia de sugerencia de cambio de marchas...

Saludos/J