Por Nacho Palou — 29 de Enero de 2015

Maquina-Datta-Control-Mano

Aunque todavía en fase de prototipo, las máquinas que desarrolla Saurabh Datta tienen su origen en su intento por aprender a toca el piano con ayuda de una máquina, de tal modo que ésta guíe sus manos y sus dedos sobre el teclado.

La finalidad es desarrollar por repetición la memoria muscular necesaria para realizar ciertas tareas, como tocar el piano o dibujar, de forma parecida a cuando un adulto coge la mano de un niño para enseñarle a trazar las letras o los números.

La interacción entre el hombre y la máquina sucede en los dos sentidos: la máquina registra los movimientos naturales de la persona para ajustar las correcciones necesarias que debe aplicar en casa caso y cómo mejorar la respuesta forzada que debe aplicar para el aprendizaje.

Por el camino, durante su investigación, Datta (apropiado apellido para el caso) examina de qué manera la personas y máquinas se relacionan e interactúan para «alcanzar el mismo objetivo desde perspectivas diferentes; cómo se complementan y restan entre ellos».

Maquina-Datta-Control-Mano-2

El artículo de Wired This Machine Guides Your Hand to Teach You How to Draw recoge algunas de las observaciones y apreciaciones de Datta al respecto; algunas son un poco filosóficas y otras son más concretas, caso del desconfort que experimentan algunas personas en casos extremos, cuando la máquina tiene el control absoluto de su mano hasta el punto de que anula su libertad de movimientos.

Datta considera que sus máquinas pueden contribuir a determinar la delgada línea que diferencia «cuándo una máquina resulta útil y práctica y cuando resulta abrumadora y estremecedora», lo que se conoce como el valle inexplicable.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear