Por @Alvy — 8 de Enero de 2014

El sistema de conducción automático de este BMW 235i le permite dar vueltas a una velocidad más que respetable (90-100 kilómetros por hora) en un circuito de pruebas con algunos obstáculos… y sobre suelo mojado, por lo que parece.

Activarlo parece tan simple como pulsar el botón del control de velocidad en los coches actuales.

En el vídeo: a partir de 01:00.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear