Por @Alvy — 7 de Diciembre de 2005

Ya se pueden votar las historias más geek del Concurso de Geekipollas. Desde luego cualquier historia que empieza así

Una vez me hice novio de una desarrolladora en Cobol. Pues en esa época estaba yo aprendiendo sobre la interrupciones de la BIOS, el acceso directo a pantalla (...)
o bien
Mi boda fue muy friki: la tarta era un ordenador de chocolate con una pantalla plana que tenía una bandera pirata y un teclado (...)
merecen estar entre los finalistas. Hay algunas realmente graciosas. La votación durará unas semanas hasta que se conozca quién es geek ganador.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

10 comentarios

#1 — isamu

el mejor es el que por no escribir el trabajo a mano se hizo el programa que lo simulaba.

ese tio es el puto amo, el fukin ckrak!!!!!

#2 — kelmer

"Mi boda fue muy friki: la tarta era un ordenador de chocolate con una pantalla plana que tenía una bandera pirata y un teclado. Los muñecos de novios eran Guybrush y Eleaine, del Monkey Island (que nos hizo una amiga que le gustan las manualidades a partir de una minúscula foto del Monkey 3), y para partir la tarta usamos una katana"

Así quiero yo mi boda :_)

#3 — blue

PERO VAmos a ver, SIN DUDA la más friki de todas es la del tío que hizo una linterna con un panel solar, es que ME PARTO xDDDDDDDDDDDDDDDDD

#4 — Ruag

#4. De esa boda tienes que poner fotos y si subes el video ya puede ser antológico ;-).

#5 — schyz

Recuerdo que allá por 1991, cuando tenía 24 añitos, modifiqué artificialmente mi ritmo circadiano. Me fabriqué una semana de 6 días de 28 horas cada uno.
Incluso le puse nombre a mis nuevos días: Lunesmar, Tesmier, Colesjué, Vesvier, Nessaba y Dodomingo.

Creo que María 242 debería ganar por goleada. Disfrazarse, programar, o hacer bricolaje es la base para empezar a ser geek, pero para ganar el campeonato hay que rebasar el sentido común.

Yo personalmente uso un teclado Dvorak, creo que son suficientes méritos para alcanzar un buen puesto en la clasificación :P

#6 — Dave

Estoy con #10,

Recuerdo que allá por 1991, cuando tenía 24 añitos, modifiqué artificialmente mi ritmo circadiano. Me fabriqué una semana de 6 días de 28 horas cada uno.

La del experimento 242, me ha parecido genial...todavia me miran raro los compañeros...no podia dejar de reirme!!!
Maria Campeona!

#7 — Anonymous

Dave. Por favor cuéntanos la experiencia. Estoy intentando hacer algo similar.

#8 — Warein

También voté a Maria... una ocurrencia así merece un premio.

#9 — Dave

Querido #12,

La experiencia es de una tal Maria 242... no mia... aunque no te digo que no vaya a probarla... la experiencia digo, no a Maria, ufff que lio! ;-))

#10 — Andrea

Y si así fue la boda, no quiero ni imaginarme cómo fue la pedida de mano.