Por @Wicho — 15 de Octubre de 2013

Nokia E 51Lauri Malkavaara es un periodista del Helsingin Sanomat que durante años fue un usuario más que satisfecho de teléfonos Nokia hasta que en 2008 le dieron un E51, un teléfono Symbian que encontró tan difícil de usar que terminó por enviar una carta a Nokia explicándoles su frustración con este terminal, tal y como cuenta en This is how a Helsingin Sanomat journalist tried to save Nokia.

Al final de su carta decía: «Al sacar un teléfono como el E51 al mercado Nokia ha dilapidado su legado más importante, el de hacer teléfonos fáciles de usar. Esto va a ser malo para Nokia.»

Su carta comenzó a ser pasada entre departamentos en Nokia, y en un momento dado llegó a manos de algunos directivos que se empeñaron en explicarle a Lauri la estrategia de Nokia y blah blah blah y el público que buscaban y tal.

Hasta que Lauri se hartó y le dijo a uno de ellos que simple y llanamente no hay ninguna persona que quiera usar un móvil malo.

En ese momento el ejecutivo en cuestión, aunque pidiéndole que mantuviera su identidad en secreto, le pidió perdón en su nombre propio y en el de Nokia por sacar un teléfono tan malo al mercado y le contó que estaba trabajando en un proyecto que cambiaría las cosas en Nokia.

Este proyecto, según Lauri averiguó años más tarde al volver a coincidir con este ejecutivo, era Meego, una de las primeras cosas que se cargó Stephen Elop al hacerse cargo de la empresa para proceder a acabar de hundirla.

En ese segundo encuentro este ejecutivo le contó otra cosa a Lauri.

Cuando salió el iPhone en 2007 Nokia compró rápidamente unos cuantos, y este ejecutivo se llevó el suyo a su casa, donde su hija de cuatro años lo vio tan concentrado con él que le preguntó que de qué se trataba.

Como un experimento este hombre se lo dejó probar, y la niña se hizo con el teléfono inmediatamente, sin que nadie tuviera que explicarle nada.

Pero lo peor fue que esa noche, cuando se iban a cama, la niña apareció por la habitación de sus padres y les dijo

¿Puedo llevarme el teléfono mágico y ponerlo debajo de mi almohada esta noche?

Por lo visto ese fue el momento en el que este ejecutivo de Nokia se dio cuenta de que la empresa tenía problemas.

(Vía Daring Fireball).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear