Por @Alvy — 22 de Enero de 2013

Bakewell Improved Facsimile 1848

Este fax lo inventó un relojero llamado Alexander Bain hace ya 170 años. En aquella época ya hubo numerosos inventos para transmitir imágenes a distancia empleando las líneas telegráficas. De entre todos ellos destacó el llamado telégrafo de imágenes de Frederick Bakewell, que llegó antes a la oficina de patentes en 1847. El pantelégrafo fue otro sistema muy popular de entre los comercializados a partir de 1860; lo fabricó en la década de 1850 Giovanni Caselli.

Estos aparatos utilizaban técnicas tales como superficies metálicas y mensajes escritos con tinta no conductora de la electricidad; un sensor iba escaneando lentamente puntos y puntos, líneas y líneas de la imagen (lo que hoy en día serían los píxeles) y transmitiendo –vía telegráfica– los textos, firmas o imágenes hasta el otro extremo, donde un aparato similar se movía de forma sincronizada y los reproducía.

El fax era (o es) uno de los vestigios del pasado que no está muy claro por qué se resiste a morir. Yo hace años que ya no puedo recibir faxes; a través de correo y otros sistemas sí que se pueden enviar (también recibir) pero tampoco es que lo haya necesitado, la verdad. Ni siquiera lo echo mucho de menos.

(Vía Mental Floss.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear