Por Nacho Palou — 17 de Septiembre de 2012

El accesorio artesanal de Rob Hopeless consiste en un sensor de temperatura que superpone la medición térmica a la imagen que está captando la cámara del teléfono móvil. La construyó originalmente para visualizar las pérdidas de calor —o las corrientes de aire frío— que se colaban en su casa.

Ahora planea vender ese accesorio para iPhone por 150 dólares u ofrecer su diseño libremente para que cualquier pueda construirse uno igual o basado en él. Al parecer las cámaras térmicas suelen costar bastante más que eso, así que puede resultar una alternativa a tener en cuenta.

Vía PetaPixel, vía Engadget.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear