Logo Lainformacion.com
< No, nunca antes vivimos mejor
Un ordenador mecánico de 1948: no estaba fabricado con piedras y palos >

«Cariño, aparta un momento que voy a desplegar las alas del cargador solar del coche…»

Volvo-Cargador

Aun reconociendo que el concepto es innovador, muy de diseño y con cierto poderío, no se yo si este cargador solar es la mejor idea del mundo: necesita 7 metros de espacio libre de lado a lado y 3 metros de altura, además de un ambiente soleado… y tras 12 horas (!) las baterías se cargan al completo. «Gratis», eso sí.

La idea de todos modos no está mal: para conseguir el máximo de superficie se despliega un intrincado diseño que maximiza el número de placas y la superficie fotovoltaica. Fibras plásticas resitentes, curvatura con diseño auto-desplegable (como la de las tiendas de campaña), etcétera. Ahora bien: ya querría ver yo al conductor plegando de nuevo el invento tras la operación de carga: y quien haya tenido que guardar alguna vez una tienda de campaña de Decathlon sabe de lo que hablo.

Es un diseño que se incorporará a un nuevo híbrido de Volvo, el V60, que se empezará a comercializar a partir de septiembre. Cuenta con todas nuestras simpatías.