Por @Alvy — 23 de Julio de 2013

(Voz de documental antiguo) «Y esto, jóvenes amigos, es lo que llamamos un cerebro mecánico capaz de ayudar a los ingenieros aeroespaciales en los más difíciles cálculos».

Y es que al mismo tiempo que los primeros ordenadores (fuera cual fuera el primero, que no está muy claro) realizaban sus primeros pinitos, ya se realizaban cálculos mecánicos con ayuda de engranajes, ruedas dentadas y el engrase adecuado.

Este modelo estaba instalado en UCLA y lo llamaban analizador diferencial. Un punto precioso es que además de realizar los cálculos contaba con un primitivo plotter con el que dibujar las soluciones en forma de elegantes curvas.

«Y gracias a estas maravillas tecnológicas podemos diseñar poderosos y gigantescos cohetes, algo que pronto será común en nuestra realidad del día a día» (Fin). Ahí, desde luego, lo clavaron.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

Microsiervos Selección


Contact

EUR 8,51

Comprar


Zeno’s Paradox: Unraveling the Ancient Mystery Behind the Science of Space and Time

EUR 10,03 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección