Por @Wicho — 1 de Julio de 2009

Sony TPS-L2, el Walkman original
Sony TPS-L2, el Walkman original

Hoy hace treinta años salía a la venta el primer modelo de Walkman, un producto que en poco tiempo revolucionó la forma en la que la gente escucha música desde entonces y que sirvió para crear toda una categoría de mercado nueva.

Se trataba del TPS-L2, basado en el grabador TCM-600, pero eliminando todo aquello que Sony consideró innecesario, incluyendo el altavoz y la capacidad de grabar, y en realidad era un pelín más grande que este, ya que para poder controlar el volumen del canal izquierdo y del derecho independientemente se utilizaban dos controles deslizantes en lugar de la rueda del TCM-600.

Sony barajó varios nombres para el producto, incluyendo Soundabout y Stowaway, pero al final el escogido sería Walkman, que sólo empezaría a aparecer impreso en la tapa del casete de los lotes de producción mas tardíos de este modelo; los primeros sólo ponen Stereo en la tapa.

Aunque al principio las ventas no fueron nada del otro mundo, pronto su popularidad fue creciendo y Walkman acabó por convertirse, igual que por ejemplo el Kleenex, en una marca de producto que pasó al uso común para denominar todo tipo de reproductores de casete portátiles, fueran o no de Sony.

Con el tiempo, Sony se durmió en los laureles y se dejó pillar por la revolución de la música digital, y mientras insistía en el MiniDisc y el Atrac, su formato propietario para la música digital, el mercado se decantó claramente por el mp3 y hoy en día a Sony le está costando horrores volver a hacerse un hueco en este mercado, a pesar de los esfuerzos que lleva haciendo desde hace unos años para utilizar el poder de la marca Walkman aplicándosela a algunos de sus productos capaces de reproducir música en formato digital como el Sony Walkman serie X que reseñábamos hace poco.

¡Qué tiempos aquellos en los que había que decidir qué casetes te llevabas para escuchar durante el día o durante un viaje! Hoy en día simplemente cargas toda tu música -o una buena parte de esta- en tu iPod o similar y el problema pasa a convertirse en qué escuchar.

Y si no que se lo digan a Scott Campbell, el joven inglés que probó a cambiar durante una semana su iPod por un Walkman sin que nadie e explicara cómo funcionaba.

(Vi lo del aniversario en Xataka.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear