Por @Wicho — 19 de Diciembre de 2012

Una de las ventajas de vivir en un mundo en el que lo digital gana cada vez más relevancia es que se pueden hacer copias perfectas del original, no como pasaba con las cintas de audio o de vídeo de antaño que tras unas meras 23 generaciones…

Eso sí, tras haberme puesto a digitalizar viejas cintas de vídeo que andan por casa, me soprende lo bien que se ve el original del que parten para hacer esta prueba para ser una cinta de más de veinte años de antigüedad.

Claro que también hay que saber lo que se hace cuando uno maneja archivos digitales, y conviene tener presente cosas como que abrir un JPEG y volver a guardarlo no es buena idea, lo mismo que los mp3 o cualquier otro formato de compresión con pérdida.

(Vía mmoroca).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear