Por @Wicho — 28 de Mayo de 2014

No contentos con usar coches estándar adaptados a ser conducidos por sus dispositivos, los chicos de Google han creado un coche propio que casi parece salido de una película de esas del futuro.

Es básicamente un huevecito con capacidad para dos personas sin volante ni pedales; sólo un botón que lo hace arrancar, un botón de parada de emergencia, y una pantalla para ver la ruta.

Calculan construir unos cien prototipos de este modelo para luego seguir evolucionando la idea.

Más detalles en Just press go: designing a self-driving vehicle.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear