Por Nacho Palou — 26 de Octubre de 2009

Toyota Industries ha presentando una estación de recarga de vehículos eléctricos que funciona con paneles solares. La energía eléctrica transformada se almacena en baterías, desde la que se traspasa a los vehículos cuando éstos se enchufan al puesto de recarga.

Dado que estas estaciones de recarga pueden funcionar de forma autónoma, la autenticación del usuario y el proceso de compra de la electricidad se realizaría a través de redes móviles. Estaría disponible a partir de 2010.


Mitsubishi PX-MiEV, híbrido capaz de suministrar electricidad a una vivienda.

Por otro lado, Mitsubishi presentó, también en el Tokyo Motor Show 2009, el prototipo PX-MiEV, un vehículo híbrido (combustión y eléctrico) que dispone de un motor de 1,6 litros de cilindrada para mover las ruedas delanteras, y motores eléctricos en las traseras.

Además, el PX-MiEV puede cargar las baterías con un enchufe doméstico convencional y también puede devolver electricidad -producida o no consumida al circular- al sistema eléctrico doméstico en una cantidad de al menos 10 kWh, casi el total de los que consume un hogar al día.

De este modo, el día que no se utiliza el coche puede recuperarse la electricidad y luego volver a cargarlo durante la noche -cuando en muchos lugares tradicionalmente es más barata- para que el coche esté listo para funcionar al día siguiente.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

11 comentarios

#1 — Angel

El prototipo hibrido no deja de ser un avance en investigación, pero el concepto es un poco absurdo, puesto que recargar las baterias (o la pila de combustible), para luego devolver la energia no utilizada al hogar, y luego volver a recargar el coche, es un absurdo energético.

Tendría sentido si el coche, en su uso habitual, fuera capaz de captar mas energia de la que necesita para circular, por ejemplo en una central eólica de recarga situada en nuestro centro de trabajo, aunque eso de momento queda lejos, como ejercicio de investigación no deja de ser positivo.

#2 — papho

como dice #1 , estoy de acuerdo en que supone una buena buena noticia que se haga investigación en estas cosas.

Pero además del absurdo que supone, creo que hay un indicativo aquí que nos dice que no conseguiremos la transición energética con esta mentalidad.

Si, es un coche eléctrico, pero también uno de estos 4x4 diseñados solo para la ciudad. Supone un gasto graturito de energía, tanto en su fabricación como en su uso.

Por no decir que seguramente su dueño se podría arreglar con un coche más pequeño de las mismas plazas, o incluso moviendose en transporte público o bicicleta por la misma ciduad.

Innovaciones tecnológicas si, pero si no aprendemos a usarlas correctamente caeremos otra vez en el mismo error.

#3 — *-_ChÜn_-*

Pues no está mal, pero para aplicaciones muy específicas, por ejemplo, para una casa de campo donde no tienes electricidad o normalmente la generas con un grupo electrógeno, llegas, conectas tu coche a la casa y ya tienes los aparatos de tu casa de campo alimentados.

Ahora, debería llevar un gestor de nivel de carga de batería y/o combustible para tener suficiente para volver a casa después XD.

#4 — omar

Xq mitsubishi o toyota no sacan al mercado autos completaente electricos, o en base a etanol

o xq si es q sacan hibridos solo los ponen a la venta en europa ?

#5 — pacoes

No despreciéis a los híbridos: en un estudio de hace pocos años obtenían el mejor rendimiento "pozo a rueda", muy por delante del hidrógeno y de las pilas de combustible (concretamente un híbrido con motor de gasoil tricilíndrico), y mucho mejor que las baterías.

Los eléctricos podrían solucionar el problema de almacenar los excesos de generación, actuando como baterías estáticas, utilizando las redes de abastecimiento "inteligentes".

De todos modos, creo que lo que hay que replantearse es el concepto de movilidad, potenciando muchísimo más el transporte público; eso supone cambiar el estátus del coche particular ( dejar de considerarlo un Totem, para verlo como una comodity cuyo precio esté asociado a su utilidad real.)

#6 — Kether

El problema es que en este país nadie da un duro por el transporte publico. Yo mismo me veo casi obligado a utilizar el coche a diario porque el trayecto que tardo 20 minutos en él, me cuesta más de 2 horas en transporte público, juntando horarios deficientes y mala planificación de las rutas.

Respecto a los coches elécricos, yo sigo esperando los resultados de investigaciones con supercondensadores y otros tipos de baterías de carga rápida ya que sin esos avances las baterías tienen que estar cargándose durante varias horas lo cual no los hace muy prácticos.

#7 — iker

Completamente de acuerdo con los primeros comentarios. Los grupos electrogenos se inventaron hace mucho, y son mucho mas baratos (y eficientes) que un mastodonte de este calibre.

#8 — iker

Completamente de acuerdo con los primeros comentarios. Los grupos electrogenos se inventaron hace mucho, y son mucho mas baratos (y eficientes) que un mastodonte de este calibre.

#9 — pacoes

Iker, un híbrido no es (aunque contiene) un grupo electrógeno. Tu comentario es lo mismo que decir que para qué queremos bombillas, si ya existen quinqués.

Si te apartas del caso "local" y analizas las cosas con más perspectiva ves que la tendiencia es aumentar la eficacia en los procesos. Sacar más potencia por gramo de combustible (reduciendo proporcionalmente el consumo), aprovechando la energía que se genera en exceso para otros fines, y obtener energía de fuentes no explotadas intensivamente hasta ahora. Por sí, un coche eléctrico es, incluso, una pesadilla medioambiental. Si lo combinamos con energías renovables, cambiamos completamente el panorama.

Yo paso mucho tiempo en Madrid. Mi coche sólo se utiliza durante la semana dos horas diarias. Si se pudiese "repartir" este tiempo entre varios usuarios, necesitaríamos cuatro vehículos menos en la calle. Y si encima fuesen eléctricos o híbridos, la energía ahorrada supondría una muy bonita cifra, sin perder calidad de vida. ¿No te parece?

#10 — pacoes

Iker, un híbrido no es (aunque contiene) un grupo electrógeno. Tu comentario es lo mismo que decir que para qué queremos bombillas, si ya existen quinqués.

Si te apartas del caso "local" y analizas las cosas con más perspectiva ves que la tendiencia es aumentar la eficacia en los procesos. Sacar más potencia por gramo de combustible (reduciendo proporcionalmente el consumo), aprovechando la energía que se genera en exceso para otros fines, y obtener energía de fuentes no explotadas intensivamente hasta ahora. Por sí, un coche eléctrico es, incluso, una pesadilla medioambiental. Si lo combinamos con energías renovables, cambiamos completamente el panorama.

Yo paso mucho tiempo en Madrid. Mi coche sólo se utiliza durante la semana dos horas diarias. Si se pudiese "repartir" este tiempo entre varios usuarios, necesitaríamos cuatro vehículos menos en la calle. Y si encima fuesen eléctricos o híbridos, la energía ahorrada supondría una muy bonita cifra, sin perder calidad de vida. ¿No te parece?

#11 — pasaba por aquí

Creo que perdemos el hilo. Un coche híbrido es una opción mucho más inteligente que uno eléctrico. Al menos a día de hoy. Por la sencilla razón de que la gasolina no te va a dejar tirado si tienes que hacer un viaje inesperado.

Sí, es más ecológico quedarse en casa en el sofá y con las luces apagadas. Pero mi jefe se niega a pagarme por eso.

Yo también hago cuatro trayectos en coche de 20' que en transporte público me costaría 1'5 horas x 4 (y más caro, por cierto). Mi coche también está parado el resto del día.

¿No es viable un parque de coches de uso público?