Por Nacho Palou — 22 de Enero de 2008

Windhunter

Una de las formas de obtener hidrógeno es por electrolisis, empleando electricidad para separar las moléculas de hidrógeno y de oxígeno del agua. Pero este método no es muy utilizado porque resulta muy caro al exigir mucha energía. De hecho, el gas de hidrógeno resultante de la electrolisis del agua contiene menos energía que la que se ha empleado para obtenerlo.

La idea detrás del planteamiento de híbrido entre plataforma marina y buque llamado WindHunter es reducir el coste de la producción de hidrógeno por electrolisis. Las plataformas se instalarían en alta mar, a unos 100 km de la costa, para que no se vean desde tierra. Se posicionarían en zonas con corrientes de viento adecuadas para obtener el mejor rendimiento de los aerogeneradores. Como las plataformas WindHuner puede navegar y desplazarse se trataría de ir variando la localización para optimizar la producción de electricidad.

Con una capacidad máxima de 45 MW (suficiente para proporcionar electricidad a unos 13.000 hogares), el WindHunter sería capaz de producir hidrógeno, comprimirlo en bombonas o licuarlo y enviarlo a tierra (por mar o aire) con emisiones de CO2 mínimas.

Actualmente el hidrógeno se utiliza ampliamente en aplicaciones industriales, especialmente en las industrias químicas y petroquímicas: refinado de combustibles, tratamiento de aguas, fabricación de amoníaco y fertilizantes, metanol... También existen estaciones de servicio a modo de gasolinera pero que sirven hidrógeno, que es el combustible que propulsa vehículos como el BMW 750h, de cuyo tubo de escape únicamente sale vapor de agua. El hidrógeno es uno de los candidatos a ser uno de los combustibles más utilizados en el futuro, aunque para eso aún debe sortear muchos obstáculos, incluyendo los todavía altos costes de obtención y manipulación.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

5 comentarios

#1 — no-hipócritas

Me parece un proyecto cuando menos carente de utilidad, no hablo ya de rentabilidad.
Me recuerda esa escena de la película Armaggedon en que alguien pretende estender una lona termica para calentar un asteroide de 100 km de diametro que viaja a 20000 km/h y así desintegrarlo antes de que llegue a la tierra.

Eso si, este tipos de "proyectos" tienen su razón de ser en:

1.- La despierta imaginación de algunos ingenieros a la búsqueda de soluciones para hacer frente a los retos que hoy se nos presentan. Esto es muy positivo, pero despúés de la idea feliz vienen los cálculos de viabilidad.

2.- El actual ambiente de chollo para empresas que ven en la "ecología" de marketing, una oportunidad única de vender humo a toda costa, mientras dure la bio-burbuja mediática.

Si se desea un suministro de hidrógeno limpio al 100% de CO2 no hay más que utilizar la energía eléctrica en horas de valle (más barata) que pueden suministrar las centrales hidroeléctricas en lugar de bombear agua otra vez a cotas más elevadas, o mejor aún aprovechar la constante y fiable energía de las plantas nucleares, solo así se puede generar hidrógeno libre de CO2.

Respecto al barquito busca vientos, es dudable la viabilidad de parques eólicos marítimos fijos… mejor ni hablar de este proyecto, que por cierto, el barco está obligado a quemar diesel, ¿o qué? ¿tambien va a funcionar con propulsión eólica? ¿y sino como va a encontrar puntos óptimos de flujo de viento si actualmente se encuentra en una región de viento 0?. Ah! Claro se espera ahí hasta que sople algo de viento, vamos exactamente como si fuera una planta fija sólo que pierde más dinero que si lo quemaramos 24 horas al día.

Despierten señores! Que nos están intentando vender la moto, dar gato por liebre, todo por una falsa “etiqueta verde”.

#2 — Nacho Palou

Tampoco hay que encenderse tanto. Es una idea como otra cualquiera y además de no ser absurda (las granjas de molinos en el mar ya existen y hay más en proyecto incluyendo en la costa levantina, no sé de dónde te sacas la no-viabilidad de parques eólicos marítimos) el sitio enlazado incluye hasta el modelo económico ya que lo mencionas --otra cosa es que vaya a algún lado, pero ahí queda.

Suele creerse que la energía nuclear no emite CO2, lo cual es una verdad a media: no emite CO2 directamente, pero la extracción del combustible nuclear es una de las actividades que más CO2 emiten, irónicamente.

De todos modos aunque te agradezco tu participación te pediría que en futuros comentarios moderaras un poco el tono.

#3 — no-hipócritas

Pido disculpas si el anterior comentario ha sido percibido como agresivo, no era mi intención.
De todas maneras mantengo mi opinión. El mantenimiento de los parques eólicos terrestres es el más caro potencialmente, no lo digo yo, lo dice un estudio realizado bajo encargo de la Cámara de los Lores británica, y contrastado con la experiencia en instalaciones eólicas de Dinamarca que, siento desengañar a mucha gente, empezaron a poner molinos bastante antes que nosotros y ya no pueden mantener ese modelo por el alto coste de mantenimiento y la disminución hasta casi 0 de la relación MWh producidos/nuevo parque eólico.

Si se ha de realizar el mantenimiento en el mar con el aumento exponencial del deterioro de los aerogeneradores, esta opción queda relegada a hacerse fotos antes los accionistas u electores según sea el promotor. Esa fue la conclusión (algo menos adornada :p) de los estudios en Reino Unido y Dinamarca.

Nadie dice que la energía nuclear no emita CO2, de hecho emite unos 15 g/KWh más que la eólica, cierto, pero... (siempre hay peros)...
Pero ahora calcula el espacio que ocupa una planta nuclear de unos 1500 MWe esto es unos 60.000 o 70.000 m2 = 7 hectáreas, y ahora el que ocupan 1500 MWe eólicos, unos 3.800.000 m2 (siendo muy favorables en lo que respecta al área batida por un aerogenerador de digamos 2 MW).Y esto tan sólo queriendo una potencia instalada igual, si somos más justos y asumimos un factor de carga para la eólica del 30 % (demasiado diría yo) serían necesarias 3 veces más de terreno, en total 11.400.000 m2= 1140 hectáreas.
No está nada mal, con la central nuclear nos ahorramos 1133 hectáreas, perfectas para reforestar. Según datos de medio ambiente “la fijación de CO2 que realiza una reforestación puede alcanzar 20 toneladas por hectárea y año”. Esto es captar 22660 Toneladas de CO2 al año, muchiiiisimo más que todo lo que genera la central. Con este saldo resulta que la energía eólica produce varias decenas más de CO2 que la nuclear. ¿Seguro que así planteado Greenpeace no estará en contra de replantar arboles? Espero que no.

Si vamos a las materias primas más de lo mismo. Para producir 1 MWe de viento sólo para la estructura del aerogenerador serían necesarias 460 toneladas de acero y 870 de hormigón. En el sector nuclear estas cantidades se reducen a 40 Toneladas de acero y 190 de hormigón por MWe de central construida.

Ahora que lo pienso este comentatio iría mejor en el nuevo post acerca de las emisiones de las Centrales Nucleares, ups...
Un saludo. Gran iniciativa Ecomicrosiervos, felcitaciones.

#4 — Ramón

Interesante debate; el mayor problema de la energía nuclear son los residuos. De momento un problema sin solución razonable. Siendo muy interesantes los datos de ocupación de espacio... creo que hay una pequeña objeción: en los parques eólicos existe también vegetación.

#5 — Nacho Palou

Bueno, en realidad la vegetación que existe en los parques eólicos es más testimonial y accidental que otra cosa --apenas hierba baja y ni siquiera es bienvenida-- ya que precisamente no interesa que haya vegetación ni obstáculos similares en los parques eólicos y cercanías para reducir la rugosidad del terreno que obstaculiza el paso del aire.

(Por eso los parques eólicos marinos son más efectivos: la menor rugosidad del mar respecto a la tierra [a excepción del momento de crearse las olas] los hace más efectivos sin necesidad incluso de que no sean tan altos como los que se construyen en zonas escarpadas o cuerdas de montes y montañas)