Por Nacho Palou — 11 de Mayo de 2018

Wall++ de Yang Zhang es una solución de bajo coste que permite convertir cualquier pared en una superficie sensible al tacto, en una pared “inteligente”.

De este modo, explica Zhang, las paredes dejan de ser sólo paredes y en lugar de limitarse a separar espacios mejoran las estancias incorporando sensores e añadiendo interactividad. “Nuestro hardware de tratamiento de paredes y detección puede sentir el contacto y reconocer gestos de los usuarios, así como reconocer la postura de los cuerpos situados en sus proximidades. Al capturar el ruido electromagnético transmitido por el aire también podemos detectar qué aparatos están activos y dónde se encuentran.”

Hubo un tiempo en que “innovador” era convertir las paredes de la oficina en pizarras veleda.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear