Por Nacho Palou — 18 de Noviembre de 2011

Incorporar un pico-proyector (un proyector de diminuto tamaño) al teléfono móvil permite – como se ve en el vídeo de arriba – hacer cosas en colaboración mientras se habla por teléfono: revisar fotografías, trabajar directamente sobre algún tipo de texto, preparar presentaciones,... o simplemente disponer de una pantalla más grande para trabajar utilizando el teléfono móvil, en cualquier momento y en cualquier lugar... donde no haya mucha luz y exista alguna superficie sobre la que proyectar, claro.

Porque aunque la idea no está mal se antoja poco práctico. Incluso en el caso de lograr que el pico-proyector estuviera completamente integrado en el teléfono – lo que aparece en el vídeo es un prototipo de demostración – de momento los pico-proyectores tienen una limitada potencia luminosa (la proyección apenas se ven con luz ambiente), hay que tener buen pulso para poder utilizarlo y habilidad para trabajar con una sola mano. Pero ahí queda. § CNET.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear