Por @Alvy — 8 de Septiembre de 2015

Este robot de Construction Robotics se llama SAM100, iniciales de Semi-Automated Mason («Albañil Semi-Automático»). Según cuentan puede levantar paredes tres veces más rápido que un albañil humano, aunque necesita de su ayuda para algunos de los procedimientos – al menos de momento.

Entre las ventajas que plantea el fabricante está que los albañiles se cansan menos, pueden dedicarse a los «detalles de calidad» y remates y que se evitan accidentes y problemas de salud. Además: se ahorra un 30 por ciento en gastos de personal y la producción es más «consistente».

Técnicamente es un brazo robótico de seis ejes montado sobre una cinta transportadora, que va tomando los ladrillos de una pila mediante un ingenioso mecanismo y colocándolos según le indique el plano que se le ha programado con anterioridad. En total puede colocar unos 15.000 ladrillos al día.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear