Por @Alvy — 8 de Septiembre de 2015

Este robot de Construction Robotics se llama SAM100, iniciales de Semi-Automated Mason («Albañil Semi-Automático»). Según cuentan puede levantar paredes tres veces más rápido que un albañil humano, aunque necesita de su ayuda para algunos de los procedimientos – al menos de momento.

Entre las ventajas que plantea el fabricante está que los albañiles se cansan menos, pueden dedicarse a los «detalles de calidad» y remates y que se evitan accidentes y problemas de salud. Además: se ahorra un 30 por ciento en gastos de personal y la producción es más «consistente».

Técnicamente es un brazo robótico de seis ejes montado sobre una cinta transportadora, que va tomando los ladrillos de una pila mediante un ingenioso mecanismo y colocándolos según le indique el plano que se le ha programado con anterioridad. En total puede colocar unos 15.000 ladrillos al día.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Desarrolla más rápido con Xojo