Por @Alvy — 28 de Junio de 2015

En este vídeo Susan Bennett, más conocida como «la voz de Siri» explica cuán importantes son las características de la voz vista como una «industria» para la que hay que estar bien entrenado. Por un lado analiza cómo hacer para lograr un tono más robótico, serio, desenfadado… Y es que esta buena mujer es actriz, canta, graba anuncios… y dice que pese a eso raras veces reconocen que ella es Siri. Además de eso, también ha sido la voz de locuciones de cajeros automáticos, avisos de megafonía y juguetes, entre otras cosas.

Probablemente jugando con alguno de los trucos psicológicos y artísticos relacionados con cómo usamos la voz de forma inconsciente (o consciente) en nuestra vida diaria se podría darle un pelín más de humanidad: risas y carraspeos, cambios de tono, transmisión de emociones según el contexto… Probablemente por ahí vaya el siguiente paso en este tipo de tecnologías.

El artículo completo en Vox: The real voice of Siri explains the art of voiceover. Entre otras cosas desvela que las grabaciones para formar cualquier palabra en inglés que permitieron nacer a Siri –muchas veces textos sin sentido, interesantes solo por las combinaciones de sonidos– se hicieron trabajando cuatro horas diarias todos los días durante un mes entero (unas 90 o 100 horas), algo «extenuante» para una actriz de locución. Cuando Apple compró la compañía que desarrolló Siri y esta tecnología vio la luz en el iPhone 4S Bennett fue la primera sorprendida al reconocerse «dentro del teléfono», algo de lo que no tenía ni idea.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear