Por Nacho Palou — 1 de Diciembre de 2010

El HTC Desire HD –en Vodafone desde 0 euros– es uno de los teléfonos Android más espectaculares. Pertenece a la familia Desire junto con el Desire y el Desire Z, variante con teclado.

El rasgo inevitablemente más característico del HD es su enorme pantalla táctil, capacitiva por supuesto, de 4,3 pulgadas.

Sin embargo esta pantalla me decepcionó en un primer vistazo. Comparada con la del Desire resulta mucho más "blanda", con menos contraste y colores menos vivos. El motivo es que se trata de una pantalla Super LCD y no la AMOLED que montaba el Desire de primera generación, como el Nexus One.


La pantalla SLCD tiene menos contraste, color y un ángulo de visión más reducido que la AMOLED del Desire original (al fondo), pero tiene más nitidez.

Sin embargo la nueva pantalla tiene a su favor que es notablemente más nítida, con píxeles más pequeños y en mayor cantidad por cada centímetro cuadrado de superficie. De hecho parece tener más resolución que los 480 x 800 píxeles. Pero adolece de un ángulo de visión reducido: en cuanto se inclina un poco el teléfono se degrada la calidad de la imagen.

El resto del teléfono no decepciona en absoluto: procesador a 1 GHz y 768 MB de RAM. Además cuenta con cámara de 8 megapíxeles con doble flash LED, capaz de grabar vídeo HD (720p), y el kit del smartphone al completo: 3G, WiFi, Bluetooth, GPS, acelerómetro, brújula, y sensores de proximidad y de luz ambiente,... de todo y algún extra: sonido Dolby Mobile y SRS.


La aplicación Router WiFi móvil facilita compartir la conexión 3G del móvil con otros dispositivos WiFi.

El sistema operativo del Desire HD es Android 2.2 (Froyo) con HTC Sense, la personalización habitual de la casa taiwanesa. Los usuarios de anteriores teléfonos HTC se sentirán como en casa.

Además de las aplicaciones propias de Android 2.2 (que incluye la navegación GPS o el dictado por voz), y de las disponibles en el Market, HTC ha añadido sus aplicaciones o versiones de aplicaciones (correo, mensajes, agenda, etc) y otras nuevas, además de una tienda de aplicaciones propia que probablemente está de más, HTC Likes.


Desde HTCSense.com se puede gestionar el teléfono de forma remota, a través de la Web.

Entre las nuevas aplicaciones hay algunas destacables: HTC Hub da acceso a todo un catálogo enorme de opciones de personalización del teléfono y HTC Sense da acceso al nuevo servicio web (htcsense.com) desde la que se puede gestionar remotamente el teléfono: realizar copias de seguridad, localizarlo si se ha perdido –y en ese caso bloquearlo o borrarlo de forma remota– además de poder desviar a otro número tanto llamadas como mensajes SMS entrantes. Esta opción es fantástica si, por ejemplo, se olvida el móvil en casa.


HTC ofrece numerosas opciones de personalización.


También mencionar la aplicación Locations, similar a Google Maps pero con la diferencia de que los mapas se guardan en la memoria del teléfono. Es decir, no requiere conexión de datos para funcionar. Eso sí, la navegación GPS hay que comprarla a parte aunque no es caro: toda Europa occidental cuesta 40 euros.

Finalmente, aunque sobre el papel la batería resulta poco capaz (inusualmente pequeña para este tipo de teléfono, 1.230 mAh) en la práctica viene a durar lo mismo que cualquier otro smartphone común, una jornada o poco más dependiendo del uso que se haga. Android 2.2 estrenó un completo sistema de gestión de energía que, entre otras cosas, permite poner el teléfono en modo "ahorro de energía" cuando resta un determinado porcentaje de carga en la batería. Un deseo cumplido al menos en parte, por cierto.


El trackpad desaparece respecto a otros androides de la casa, pero tampoco se echa mucho de menos. Las teclas son en pantalla, pero funcionan bien.

El Desire HD resulta muy cómodo por su gran pantalla, sin resultar aparatoso. Cabe en el bolsillo pero en la mano es casi como un pequeño tablet. Su aspecto es bueno sin ser emocionante y la única pega en este sentido es la protuberancia de la cámara en la parte posterior que dificulta utilizar el teléfono –teclear, sobre todo– cuando éste está sobre una mesa, por ejemplo.

Por lo demás, si tuviera una lista de teléfonos favoritos el Desire HD entraría directo en la segunda posición.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear