Por @Alvy — 20 de Febrero de 2013

Estos curiosos músculos artificiales inventados en el MIT cambian de forma tras absorber vapor de agua. Lo curioso es que funcionan al revés de lo que podría parecer: no se mueven gracias a las señales eléctricas, sino que generan electricidad gracias a su movimiento.

En particular podrían servir para crear órganos robóticos o para alimentar sensores y microchips, como si fueran una batería. Al parecer la relación entre la pequeña cantidad de vapor de agua que necesitan y la fuerza que ejercen es el punto interesante del invento.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear